Economía social de mercado

Por: Benjamín Santos

benjamin-santos-new_70El Presidente electo y ya en funciones Porfirio Lobo, ubicó oficialmente a Honduras bajo el modelo de la ESM, ¿qué es y cómo se come esa cosa?

El producto es made in Germany, hecho en Alemania. El nombre lo acuñó Alfred Müller – Armack en su idioma lógicamente: Sociale

Marktwirtschaft (si quiere pronunciar ese nombre, coja aliento, pronuncie la w como v y déle viaje).

El modelo se empezó a elaborar entre 1930 y 1940 en Alemania como un camino intermedio entre el liberalismo económico tradicional y las economías centralizadas del modelo comunista así como el Estado de bienestar de otras tendencias.

Fue adoptado oficialmente como modelo económico en Alemania Federal de 1963 y 1966 bajo el canciller demócrata cristiano Konrad Adenauer y especialmente por su ministro de Economía Ludwig Erhard. Era lógico que  el modelo liberal, la economía de mercado, centrado en el individualismo, en el consumo, en el lucro como único motor de la actividad económica, la competitividad sin límites éticos y la acumulación asimétrica de la riqueza calzara muy forzadamente con el pensamiento social cristiano, centrado en el respeto a la dignidad humana, el bien común, la justicia social y la solidaridad. Los otros modelos eran aún más incompatibles.

La palabra social, metida entre la economía y el mercado, vuelve el modelo más humanista, más centrado en la persona humana y sus necesidades que en el lucro. Eso explica fácilmente las características del modelo: Competencia perfecta (sin monopolios ni oligopolios) que impacta favorablemente en los precios, estabilidad monetaria, propiedad privada, libertad de mercados, libre contratación, políticas fiscales responsables y transparencia económica. Eso lo acerca a los mejores modelos liberales, pero se agregan: Redistribución del ingreso, control de monopolios por el Estado, seguridad jurídica, salarios justos y reglamentación del trabajo así como programas de compensación social para aliviar en los más pobres el impacto del proceso económico.

Dirá usted que una cosa es el modelo teórico y otra muy distinta es su realización práctica. ¿Puede el modelo aplicarse en Honduras? Fue creado y aplicado en países desarrollados, de economías capitalistas altamente organizadas, competitivas y eficientes. La alta rentabilidad de las empresas permite que el Estado vía impuestos capte y redistribuya suficientes recursos para moderar la desigualdad que se genera en la economía de mercado como efecto de su misma dinámica. Como ejemplo hay ayudas directas a familias numerosas, pago directo, aunque parcial del alquiler de viviendas (socialwohnung), subvención directa para los desempleados  hasta que el Estado cree las condiciones para su reempleo, apoyo a la pequeña empresa, etc.

Es difícil, tal vez  no imposible que el modelo funcione en países con tan altos niveles de desigualdad social, lento crecimiento económico, bajos ingresos tributarios y altos niveles de desempleo. Tiene que transcurrir un período intermedio en el cual se genere una nueva cultura económica de austeridad, cultura tributaria, disciplina fiscal, reactivación  y diversificación de la economía, control de la delincuencia y de la corrupción así como un fuerte apoyo de la cooperación internacional.

Hacia esos propósitos se orienta el gobierno recién inaugurado. Que tenga éxito o no dependerá en mucho del gabinete recién nombrado y del apoyo que demos todos desde nuestra propia plataforma de trabajo.
Quienes han clamado con razón en contra del neoliberalismo, tienen una respuesta en la economía social de mercado a menos que lo que se pretenda   sea un modelo estatista ya fracasado en todos los lugares donde se estableció, o un paternalismo estatal para que tengamos una sociedad de mendigos e indigentes mentales.

Ningún modelo teórico funcionará sin hábitos colectivos de trabajo, ahorro, austeridad y honradez en el manejo de los recursos del Estado. Entre los alemanes donde se originó el modelo uno de los problemas de salud es que la compulsión al trabajo genera en la población enfermedades que no se dan entre nosotros donde todavía vivimos al ritmo de los procesos naturales en los cuales el tiempo cuenta muy poco ya que la milpa no se cosecha ni la vaca pare antes del tiempo naturalmente determinado. Los hondureños somos lentos, como decía un alemán que convivió un tiempo con nosotros por razones de trabajo.

Gracias a la economía social de mercado sistematizada e impulsada por Adenauer y su ministro Erhard, la Democracia Cristiana reconstruyó la Alemania de la postguerra, estableció las bases de la Unión Europea y se ha  mantenido en el poder con cancilleres de renombre como Helmut Kohl bajo cuya gestión se reunificó Alemania y la señora Merkel que terminó su primer gobierno aliada con los adversarios tradicionales, los social demócratas y acaba de lograr que su partido ganara las elecciones y formara gobierno, aliado ahora con los liberales que hace mucho tiempo  son el fiel de la balanza del sistema partidario alemán, ahora con competidores fuertes como los Verdes y los Republicanos.

No sé si todos los nacionalistas se han enterado y están conscientes del giro que ha dado su partido en materia de pensamiento político, el grupo que acaba de asumir las riendas del Estado parece que sí lo ha hecho. Nos queda nada más desear que tengan éxito para bien de todos y que la lluvia de ideas frescas que les ha caído en la cúpula penetre el resto del cuerpo partidario. Por el momento siguen aferrados al verticalismo del líder máximo que desafortunadamente ha contaminado a otros partidos.
([email protected])