Cuba liberó a preso político que rechaza exilio en España

LA HABANA  – Cuba liberó el viernes a Guido Sigler, uno de los 11 presos políticos que rechazan el exilio en España, destrabando un lento proceso de liberación de 52 opositores que el presidente Raúl Castro pactó con la Iglesia el pasado mayo.

Las Damas de Blanco demandan al gobierno la liberación de los otros 11 miembros del 'Grupo de los 75' disidentes.

La Iglesia Católica había anunciado en la mañana la inminente liberación de Sigler, quien desea viajar a Estados Unidos, pero también de Ángel Moya, obrero de 46 años y esposo de Berta Soler -una líder de las Damas de Blanco-, que se quedará en Cuba y aún está sin excarcelar.

Guido Sigler, un técnico en economía de 57 años, fue dejado la tarde del viernes por agentes de la seguridad del Estado en su casa en un pueblo de la provincia de Matanzas, a 140 km del oeste de La Habana, según la oposición.

«Esta muy pálido, pero muy animado, ahora está con sus familiares y otros hermanos de lucha (disidentes)», dijo el opositor Óscar Sánchez por teléfono desde Matanzas, quien dijo a la AFP haber visto llegar a Sigler a las 17:30 horas locales.

Las dos excarcelaciones, según una nota del Arzobispado de La Habana, dan «continuidad con el proceso de liberación», iniciado en julio, de 52 disidentes que quedaban presos, de un grupo de 75 condenados en 2003 a penas de cárcel de seis a 28 años, considerados «presos de conciencia» por Amnistía Internacional.

La liberación de los 52 es la mayor en más de una década -desde la visita del Papa Juan Pablo II en 1998- y es fruto de un inédito diálogo entre Raúl Castro y el cardenal Jaime Ortega, que se reunieron en mayo.

Desde julio el gobierno liberó a 40 reos que aceptaron viajar a España y el 14 de noviembre, a Arnaldo Ramos, quien se quedó en la isla, pero desde entonces el proceso se detuvo.

La disidencia aumentó en los últimos días la presión al reclamar que, pese a que en noviembre se cumplieron los cuatro meses fijados por el gobierno para liberar a los 52, aún seguían en prisión los 11 que rechazan lo que llaman un «destierro» en España.

«Mi marido piensa continuar la lucha en su patria por la democracia y la libertad de su pueblo. Estoy contenta, quiero a mi hombre en mi casa pero quiero a los demás también en sus casas», dijo Soler, esposa de Moya.

Guido Sigler, según la familia, desea viajar a Estados Unidos donde están sus hermanos Ariel, parapléjico y quien emigró tras ser excarcelado en junio, y Miguel, liberado en 2005 por problemas de salud.

El anuncio de la Iglesia se produjo en momentos en que otros dos presos de los 11, Pedro Argüello y Diosdado González, siguen desde el martes una huelga de hambre para respaldar a Alejandrina García -esposa del segundo-, que empezó un ayuno hace una semana para reclamar la liberación de su marido.

Soler y otra líder de las Damas de Blanco, Laura Pollán, entregaron el viernes en el Arzobispado una carta en la que García pide al papa Benedicto XVI que interceda por la liberación de su esposo.

«Estoy débil pero con fuerza de espíritu. Me llamaron del Arzobispado para decirme que tuviera en consideración que dos serían puestos en libertad, que reflexionara, pero voy a seguir con la huelga hasta que liberen a mi esposo», dijo García a la AFP por teléfono.

Con las dos liberaciones anunciadas este viernes sumarán 63 los excarcelados -tanto de los 52 como otros presos-, de los cuales 60 aceptaron viajar a España, dos -con Moya- quedarían en Cuba y Sigler que piensa viajar a Estados Unidos. (AFP)