EE.UU donará $200 millones para combatir el narcotráfico

TEGUCIGALPA.- El secretario de Estado adjunto de la Oficina de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación a la Ley, de Estados Unidos, William Browfield, visitó ayer el campo de entrenamiento de los  policías de la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación (DNSEI),  situado en la aldea de Támara.

William Browfield durante el uso de la palabra.

Los policías hondureños están siendo entrenados por la Unidad Táctica del Servicio de Aduanas y Fronteras de Estados Unidos (Bortac), por sus siglas en inglés en la ex sede de la escuela Nido de Águilas en Támara.

El funcionario estadounidense fue acompañado por el secretario de Seguridad, Óscar Álvarez, y el embajador de Estados Unidos en Honduras, Hugo Llorens.

Browfield se encuentra en Honduras con el propósito de discutir los esfuerzos de cooperación y poder mejorar la seguridad ciudadana, el combate al crimen organizado y el fortalecimiento del Estado de Derecho en Honduras.

Destacó que su visita a este país es porque sufre todas las consecuencias de problemas, amenazas y actividades criminales que se originan fuera de su territorio nacional.

Entre las actividades criminales figuran las pandillas, drogas ilícitas, el crimen organizado y “la lógica es que si Honduras es víctima de amenazas trasnacionales, la solución también debería ser transnacional”, indicó.

“Deberíamos buscar consultar y explorar un proceso que permita que todos los países de Centroamérica y los dos países adicionales de Mesoamérica, que son Colombia y México, y los demás países de la región que quieran participar y apoyar deberíamos tener una estructura, una iniciativa y un proceso que permita la participación de más socios”, aconsejó.

Asimismo, dijo que hay una oferta de más recursos y mayor colaboración entre las instituciones de los diferentes Estados para producir un mejor futuro para sus pueblos.

“No es ningún secreto que dentro de seis semanas, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama visitará la región, específicamente la República de El Salvador”, recordó.

NUEVA INICIATIVA

Los policías hondureños hicieron una demostración al funcionario norteamericano y demás acompañantes.

Browfield añadió que durante la reunión que sostendría ayer con el Presidente Porfirio Lobo Sosa y el secretario de Seguridad, Óscar Álvarez, buscaría la posibilidad de una nueva iniciativa para seguridad ciudadana durante los siguientes meses.

“Eso no significa que vamos a ignorar o retroceder de los programas, los procesos y la colaboración tan excelente que hemos establecido entre Honduras y Estados Unidos, no es así señoras y señores, ustedes pueden ver acá los resultados de la colaboración de Bortac”, dijo.

“En la reunión que sostendremos esta tarde (ayer) y mañana (hoy), abordaremos lo que hacemos en otras áreas, donde colaboramos en contra de la droga ilícita y en contra de las pandillas, esta ayuda va a continuar porque representa no solamente el interés de Estados Unidos y de Honduras, sino de toda la región y el hemisferio”, explicó.

“No comenzamos de cero porque ya existe el apoyo de mi gobierno de Estados Unidos para varias iniciativas de esta región, entre ellas el Plan Colombia, la Iniciativa de Mérida, la Iniciativa de SICA en coordinación de los siete países de América Central y la Iniciativa CARSI Mérida”.

SOLAMENTE EL COMIENZO

Resaltó que “este es solamente el comienzo y la idea no es eliminar o sustituir las iniciativas ya existentes, es crear una nueva estructura tipo sombrero, es decir por encima de todos los esfuerzos y las iniciativas, las que permiten más colaboración y coordinación”.

“Por parte de mi subsecretaría vamos a ofrecer nuevos recursos hasta 200 millones de dólares para esta iniciativa regional para los siete países de América Central”, anuncio.

El centro de entrenamiento funciona donde era Nido de Águilas, en Zambrano, desde enero pasado.

“Asimismo, vamos a ver si podemos atraer más iniciativas y recursos de otros países y organizaciones, países como Colombia y México, organizaciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización de Estados americanos (OEA) y otros gobiernos del hemisferio”.

Browfield utilizó la metáfora en un juego de béisbol, “estamos más o menos en el primer inning del segundo juego de un día de dos juegos de béisbol; el primer juego ya concluyó, el que consistió en establecer las iniciativas y procesos”.

“En el segundo partido vamos a tratar de combinar  todas esas iniciativas y procesos, de una manera que entrega los servicios y colaboración de la forma más eficiente y efectiva”.

En la tarde se reunió con el Presidente Porfirio Lobo para discutir alianzas para mejorar la seguridad ciudadana en las calles de Honduras y en ese sentido anunció una donación de 1.75 millones de dólares para el país.

Brownfield llegó a Honduras, en el marco de una gira que le llevó antes a Guatemala y El Salvador, y seguirá hoy para Colombia.

WILLIAM BROWFIELD
Nació en el Estado de Texas, es trilingüe, habla inglés, español y francés y se desempeña como secretario adjunto desde el 10 de enero pasado. Desde agosto del 2007 hasta agosto del 2009 estuvo de embajador en Colombia, antes había desempeñado el mismo cargo en Venezuela y Chile.

Asimismo, se despeñó de consejero para asuntos humanitarios en Ginebra, Suiza; fue asistente secretario adjunto para el hemisferio occidental y asistente ejecutivo en la Oficina Internacional de Narcóticos y Aplicación de la Ley.

En 1974 se graduó en la Universidad de Cornell; en 1993 en el Colegio de Defensa Nacional; también asistió a la Escuela de Derecho de la Universidad de Texas (1976-1978).

$1.75 MILLONES PARA HONDURAS
Brownfield, anunció ayer la donación de 1.75 millones de dólares para programas de CARSI (Iniciativa de Seguridad para la Región Centroamericana) dirigidos a hacer las calles más seguras para todos los hondureños.

Este fondo, que se suma a más de 13 millones de dólares, de los ya prometidos para los programas CARSI en Honduras, apoya los esfuerzos continuos de las autoridades policiales hondureñas para mejorar la seguridad en las fronteras y puertos, la administración de prisiones y los programas de policía comunitaria enfocados en reducir la violencia relacionada con maras.

Estos esfuerzos incluyen programas de entrenamiento en los que la Unidad Táctica del Servicio de Aduanas y Fronteras de los Estados Unidos (BORTAC) comparte estrategias de seguridad con la Policía de Fronteras de Honduras. En el lugar de entrenamiento, Nido de Águilas, el secretario de Estado Adjunto Brownfield, el embajador Llorens, y el ministro de Seguridad Óscar Álvarez hablaron sobre reformas penitenciarias –particularmente aquellas que se enfocan en separar a los ofensores más graves del resto de la población penitenciaria– como mayor enfoque de la cooperación entre Estados Unidos y Honduras.