Como hijo predilecto fue sepultado el piloto

JUTICALPA, Olancho. Con honores de hijo pre dilecto fue despedido y llevado a su morada final Óscar Anderson, el piloto fallecido en el fatal accidente aéreo del lunes, cuando trece personas más perdieron la vida.

Parientes y amigos llegaron al velatorio del piloto.

Después de una misa de cuerpo presente celebrada en la catedral de Juticalpa familiares y amigos acompañaron el féretro hasta el cementerio general.

Anderson era originario del barrio el Centro de Juticalpa, vivió 59 años, de los cuales 27 dedicó a la aeronavegación con diferentes líneas.

Fue un buen padre, un buen esposo que pasaba muy pendiente de los suyos sin embargo por la falta de oportunidades en su trabajo él tuvo que viajar al extranjero ya que en su profesión no tiene muchos espacios en el país por el cierre de algunas empresas aéreas.

En los últimos años Anderson laboró en empresas norteamericanas y después en Haití y desde octubre del año pasado prestaba sus servicios a la compañía dueña de la aeronave que tuvo el percance casi llegando a la capital.

La última vez que el mal logrado piloto platicó con su esposa Adela Gonzales fue el pasado lunes a las 4:00 de la mañana, pues ella era la responsable de despertarle cada vez que a él le tocaba volar por la mañana.

Al piloto le sobreviven 5 hijos, la mayoría en plena formación académica, por lo que se convierte en una situación bastante difícil para jóvenes que tienen fincada una esperanza de una formación integral sin muchas dificultades económicas.