Arrecifes se convierten en una fuente generadora de riqueza

TEGUCIGALPA.- Miles de turistas de todo el mundo llegan a Roatán todos los años para bucear y disfrutar del arrecife coralino que rodea el departamento insular hondureño.

La diversidad biológica de los arrecifes coralinos, al igual que las selvas tropicales, tienen un valor incomparable.

Los arrecifes de coral constituyen una fuente generadora de riqueza para las comunidades isleñas, cuyos habitantes viven del turismo.

En los arrecifes de coral se pueden encontrar representantes vivos de todos los grupos más importantes de la flora y fauna marina, desde las algas y bacterias, pasando por invertebrados, reptiles, peces, hasta los grandes mamíferos.

La gran diversidad del arrecife de coral es un efecto de su gran estabilidad, siendo ésta también una de sus causas.

Los arrecifes son tan sorprendentes como increíblemente hermosos, e inspiran un sentimiento generalizado de pureza y perfección. Cualquier persona afortunada que haya buceado en un arrecife de coral podrá afirmarlo.

Los arrecifes de corales poseen gran belleza y esplendor representada en sus formas y colores.

Honduras posee arrecifes en las costas del mar Caribe, especialmente en las Islas de la Bahía.

En el resto de Centroamérica casi no existen arrecifes de coral.

En Roatán, el desarrollo de los arrecifes de coral es asombroso, pues se observan fácilmente al sumergirse en las aguas a pocos metros de las playas.

Los corales son organismos típicamente tropicales que viven y se desarrollan en su mejor expresión en aguas cálidas (con más de 20º C), de alta salinidad y transparentes, donde forman una estructura masiva calcárea conocida como el arrecife.

En ellos se reúnen numerosas especies de peces e invertebrados, constituyendo las comunidades con la mayor diversidad biológica en los océanos del mundo.

Además de la espectacular belleza natural de los corales, éstos ofrecen los siguientes beneficios: Sirven como rompeolas protegiendo así las áreas costeras durante tormentas,  constituyen una fuente muy importante de proteínas para millones de habitantes en países tropicales y ofrecen, por ejemplo, pescado, crustáceos y moluscos.

La biología, geología y las interacciones fisicoquímicas en los arrecifes ofrecen una gran oportunidad para el desarrollo de estos sistemas y para proyectos educativos.