Militares hondureños atribuyen a “guerrilleros” ataque en el Aguán

TEGUCIGALPA.- El jefe de los militares hondureños, general René Osorio, atribuyó este sábado a «guerrilleros» el ataque que sufrieron el viernes policías y militares desplegados en el Aguán, noreste, que dejó finalmente un saldo de dos muertos y tres heridos.

Dos muertos y tres heridos fue el resultado de una emboscada con escopetas contra la Fuerza de Tarea Xatruch II en una finca de naranjas del conflictivo Valle del Aguán.

El ataque fue perpetrado por «gente con armas de grueso calibre, gente que se dedica a la guerrilla», aseveró el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas a la estación local HRN.

Patrullas de la Fuerza de Tarea Xatruch, enviadas en agosto por el presidente Porfirio Lobo para apaciguar la zona del Bajo Aguán, fueron emboscadas por hombres armados que las atacaron con fuego nutrido.

Un policía murió y otro resultó herido, lo mismo que tres soldados. Los heridos fueron trasladados al hospital de la ciudad de Tocoa, donde murió uno de los militares.

La zona del Aguán, a 600 km al noreste de Tegucigalpa, ha sido escenario de enfrentamientos entre terratenientes que cultivan palma africana para la exportación de aceite y campesinos sin tierra que han ocupado sus fincas, con un saldo de más de 50 muertos en dos años, once de ellos en agosto pasado. Con el fin de frenar la ola de muertes en esta zona próxima al Caribe, el gobierno de Lobo envió el 19 de agosto 600 militares y policías para reforzar a otros 400 efectivos desplegados previamente en el lugar.

El Bajo Aguán es también santuario de narcotraficantes que trasiegan droga por vía aérea utilizando pistas clandestinas o en embarcaciones en el Caribe.

«Era una patrulla de rutina que iba entrando. Parece que eran dos patrullas que iban, motorizadas, y la primera fue embestida de una forma violenta y rápida a través de una emboscada, les dispararon fuego cruzado de diferentes sectores», afirmó Osorio.

«Esos son indicios para que la población se dé cuenta del tipo de personas que se encuentran en ese sector, donde ya están utilizando armas de grueso calibre. Son gente ya que se dedica a la guerrilla», subrayó el oficial.

Las autoridades hondureñas han denunciado insistentemente que los campesinos que ocupan tierras de terratenientes han recibido entrenamiento como guerrilleros por parte de instructores nicaragüenses y venezolanos y que poseen armas de guerra, pero no han podido aportar pruebas pese al gran despliegue de la Xatruch.