Se resquebraja el CNA con el nombramiento de coordinadora

TEGUCIGALPA.- Los representantes de la Iglesia Evangélica,  Federación de Organizaciones no Gubernamentales para el Desarrollo de Honduras (Foprideh) y Federación de Colegios Profesionales Universitarios de Honduras  (Fecopruh) analizan su retiro temporal  del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA).

Oswaldo Canales dio seguimiento y empujó en el Ministerio Público unos 50 casos de corrupción plasmados en el informe anual de Transparencia y Rendición de Cuentas 2009.

La principal causa es el evidente desacuerdo con el nombramiento de la nueva coordinadora, Dulce María Zavala, a la vez presidenta de la Asociación Nacional de Empleados Públicos de Honduras (Andeph), supuestamente impuesta por el gobierno del Partido Nacional.

El pasado jueves, durante la sesión de la asamblea general,  los tres representantes se abstuvieron de votar por la candidata.

Zavala logró siete votos de diez miembros que se presentaron al evento, aunque tiene doce integrantes.

Se abstuvieron los delegados de la Iglesia Evangélica, Fecopruh y Foprideh, estuvieron ausentes los representante de las universidades y de la Iglesia Católica.

“No estuvimos de acuerdo con la elección por ese particular y no porque ella no sea honesta o no tenga capacidad, sino porque nos preocupaba ese hecho ya que de salir electa se podría perder la autonomía y la independencia del Consejo que es lo que hemos tratado de proteger“, manifestó a LA TRIBUNA, Rolando Bú, representante del Foprideh.

En ese sentido, Foprideh tendría que analizar detenidamente lo sucedido para posteriormente tomar una decisión y esta acción le compete a la junta directiva.

“Sabemos que el Consejo requiere de esa dependencia y debemos garantizar que sea así, de lo contrario no será posible” la integración, agregó.

Rolando Bú

“Percibí en la Asamblea General del CNA (durante la votación) que había una línea política por la forma en cómo se manejó la asamblea y fue cuando manifestamos que no apoyaríamos esa candidatura y nos abstuvimos de votar, así que existe esa percepción y habrá que despejarla”.

“ELEFANTE BLANCO”

Entre tanto, el presidente de Fecopruh, Ricardo Calderón, opinó que en el análisis que realizan para su salida dentro del CNA, es que no quieren ser parte de un “elefante blanco”, como suelen convertirse la mayor parte de las instituciones que titulan personas cercanas al gobierno de turno.

“Nosotros estábamos esperando junto a mis compañeros que (Oswaldo) Canales fuera propuesto (para reelección), pero no fue así y la verdad creo que la elección de Zavala fue de compadre hablado y ella ya sabía que sería electa porque tenía siete votos a su favor, pero la preocupación es que el CNA se convierta en un ente político y no se puedan resolver los problemas de corrupción que hay en el país”, lamentó.

Calderón auguró que de seguir esa situación de “compadrazgos” dentro de un ente que se creó para todo lo contrario, “el Consejo se irá degradando, así que lo más probable es que Fecopruh se retire y sólo se queden las otras instituciones porque no estaremos avalando proyectos del gobierno y que vayan a favor de la corrupción y de elefantes blancos”.

Al consultarle al ahora ex coordinador del CNA, Oswaldo Canales, quien también es miembro activo de la Confraternidad Evangélica, si continuará participando como representante en la asamblea general del consejo, manifestó que eso corresponde a la decisión que tome la Iglesia Evangélica.

Juan Ferrera

“En este caso nos abstuvimos a votar porque vimos una línea durante la Asamblea General, estamos de acuerdo con el Presidente de la República, Porfirio Lobo, quien expresó que se debe dar una oportunidad a la abogada Zavala, pero la Iglesia Evangélica analizará su participación”, respondió.

“Siempre decimos las cosas por su nombre, cada caso denunciado y lamentablemente en este país decir la verdad es como un pecado, así que la Confraternidad Evangélica no toma a la ligera las cosas, se va a analizar si vale la pena permanecer, no es algo personal, sino que tiene que examinar el proceso que se sigue en este tema”, expuso Canales.

Aclaró que la Andeph es miembro de la asamblea y Zavala estaba en su derecho de participar en la postulación, pero la forma en cómo se dieron las cosas durante la votación y la “línea” que ya traían es lo que preocupa. “En nuestro caso somos apolíticos, ejercemos el sufragio con análisis y no por simpatías a partidos”.

“Somos religiosos y no votamos por partidos; sino por personas que creemos que pueden gobernar el país con propuestas para beneficiar a los demás”, expresó tras manifestar que está a la espera de Zavala para informarle sobre los pormenores de varios casos de corrupción denunciados y el seguimiento de los mismos.

BODEGA DE ACTIVISTAS

LA TRIBUNA consultó a varios empleados dentro del CNA, quienes pidieron no delatar sus nombres, sobre cómo han recibido la decisión y manifestaron que con algo de “asombro” en las votaciones debido a que temen que el CNA se convierta en una bodega de activistas.

Lo anterior es porque Zavala, siendo representante de empleados públicos, no dudan que empleará a personas cercanas y dirigentes de su partido político, convirtiendo el trabajo y avances del CNA en “papel mojado”.

Por su parte, el representante del Foro Nacional de Convergencia (Fonac) y ex coordinador del CNA, Juan Ferrera, explicó que  desde hace unos seis meses se venía planteando esta situación de dar pasividad a las iglesias, es decir que sólo fueran parte del CNA y no lo coordinaran “y cuando vieron las organizaciones que había oportunidad, se unieron y siguieron el acompañamiento para que el CNA fuera laico”.