Mi hermano nunca tuvo nexos con narcotráfico

VILLANUEVA, Cortés.- Familiares del empresario Henry Alfaro Figueroa (39), quien fuera acribillado el pasado lunes junto a su guardaespaldas a manos de ocho sujetos en el barrio Independencia de esta ciudad, aseguraron ayer que este nunca tuvo nexos con el narcotráfico, “maras” o pandillas, pues era un hombre dedicado al trabajo honrado e inversionista en varios rubros.

Henry Alfaro Figueroa

En ese sentido, aseguraron que Alfaro, más bien fue víctima de ese flagelo, pues nunca permitió que en una de sus empresas se traficara con estupefacientes y por eso tuvo problemas.

Apuntaron que el ahora occiso nunca estuvo acusado, ni enfrentó la justicia por cuestiones relacionadas con drogas, ya que se dedicada al trabajo honrado; incluso, prestando servicios de seguridad a prestigiados negocios.

Explicaron que era propietario de una discoteca que está cerrada desde hace dos meses, donde nunca hubo ningún hecho violento, pero reconocieron que a escasos metros ocurrió un incidente donde murió una persona, sin embargo no tuvo relación con el negocio y menos con Alfaro Figueroa.

Agregaron que son inversionistas y propietarios de varios negocios, entre estos una empresa de seguridad y varios locales comerciales de venta de accesorios y equipo, “por lo que pedimos que se limpie el perfil del apellido, la imagen de la familia y de nuestro pariente”.

NIEGAN NEXOS CON EL NARCOTRAFICO

Los hermanos Héctor Alfaro y Míster Alfaro, manifestaron que nunca han tenido vínculos con el narcotráfico y jamás han adquirido problemas por esa causa, “por lo que nos extraña que gente mal intencionada nos quiera causar daño”.

Indicaron que su hermano al igual que ellos, son empresarios que lejos de causar problemas en el municipio, más bien generan trabajo y contribuyen con el desarrollo económico.

El informe policial establece, que Alfaro Figueroa y su guardaespaldas José Hernán Gómez (36) circulaban en pick up blanco, doble cabina, por una calle cercana a la escuela Manuel Bonilla, cuando fueron interceptados por ocho sujetos fuertemente armados que los seguían desde varias cuadras, a bordo de otro carro “paila” rojo y una camioneta blanca.

Alfaro Figueroa rápidamente estacionó su vehículo cerca de un hotel, donde de inmediato se bajó y entró al mismo, mientras que Gómez salió corriendo, pero los matones le dispararon casi a quemarropa, por lo que solo logró dar unos cuantos pasos y cayó abatido a balazos en la polvorienta vía, quien de acuerdo a sus parientes, tenía apenas tres días de laborar como seguridad personal.

Luego de acribillar al guardaespaldas, los criminales procedieron a buscar a Alfaro Figueroa y también le dieron muerte dentro del hospedaje.

En la balacera resultó herida una mujer que se encontraba en el “lobby” del hotel, por lo que de inmediato amigos y familiares la trasladaron a un centro asistencial cercano.

Maximiliano Alfaro dijo que su hijo era muy querido en el municipio, porque siempre ayudaba a los más desposeídos. Entre tanto, el comisario Allan Zúniga añadió que ninguno de los ahora occisos tenía antecedentes penales.