Caen mareros sospechosos de matar a cuatro policías

TEGUCIGALPA.- Tres supuestos pandilleros vinculados a la muerte de cuatro policías y un taxista en la colonia Nueva Suyapa,  fueron capturados este sábado en medio de una refriega en un operativo combinado.

Los tres pandilleros son los principales sospechosos.

Los individuos fueron apresados en el sector conocido como “El Infiernito”, a inmediaciones de la colonia Flores de Oriente, donde tenían su sede para operar. Los tendidos son Henry Bryan Lagos Sánchez (27) alias “Juan Muleta”; Julio César Bonilla (36) alias “El Gato” y Estiven Pineda Gracia (18).

Uno de los detenidos recibió una herida en una de sus piernas, al recibir un impacto de fusil M-16 durante un intercambio de balas con policías y militares.

Según informe de la policía, el 26 de octubre, “Juan Muleta” llamó por teléfono a uno de los policías a quien le dijo que pasara a recoger el dinero del impuesto de guerra, pero era una coartada para matarlos.

Los agentes se transportaban en un taxi en Nueva Suyapa y fueron detenidos por los pandilleros que usaban chalecos policiales en un supuesto operativo.

Los policías que perdieron la vida son José Amílcar Ardón Rodríguez (23), Smith Antonio Sosa Cruz (24), Marvin Colindres Alvarenga (24), José Horacio Fúnez Valdez, quien falleció el pasado 30 de octubre y el taxista un menor de edad.

ANDABAN FUERTE SUMA DE DINERO

Estas fotos de los policías muertos fueron halladas en poder de los mareros.

Varios compañeros de los agentes ultimados, revelaron que ese día a eso de las 5:00 de la tarde, los cuatro agentes salieron de la posta de la Kennedy y que dos de ellos andaban fuertes cantidades de dinero porque les acababan de dar un préstamo, aunque no precisaron quién se los concedió.

En esa oportunidad, los agentes de la posta manifestaron que ellos desconocían el momento en que abordaron el taxi, presumiendo que el ruletero era conocido de alguno de los policías.

Las hipótesis indican que luego que salieron de la posta se fueron a la colonia Suyapa, donde al parecer estuvieron ingiriendo bebidas alcohólicas en un billar y después decidieron ir a donde otro policía que está asignado a la posta de esa colonia.

En esta casa en construcción fueron sorprendidos los jóvenes.

Para entonces, los cuatro agentes ya andaban a bordo del taxi y cuando llegaron donde su amigo, este no quiso salir con ellos porque estaba con su novia, y cuando ya regresaban fueron ultimados.

Una fiscal que acompañaba la operación, le ordenó a un soldado que le entregara el arma con que hirió a uno de los capturados.

Los cuatro restantes miembros de la patrulla que participaron en el operativo, incluido un subteniente, también fueron conminados a entregar sus armas para realizarles la respectiva balística y poder determinar quienes realmente dispararon contra el  supuesto delincuente.