Oficializan el triunfo de Pérez Molina en Guatemala

GUATEMALA.- El Tribunal Supremo Electoral (TSE) oficializó esta noche el triunfo electoral del general retirado Otto Pérez Molina como nuevo presidente de Guatemala, al informar de los resultados de las elecciones celebradas hoy.

El general retirado Otto Pérez se proclamó presidente electo de Guatemala anoche en la segunda ronda electoral y superar por nueve puntos al empresario Manuel Baldizón.

La presidenta del TSE, María Eugenia Villagrán, dijo en conferencia de prensa que con el 90,44% del escrutinio, Pérez Molina, candidato del derechista Partido Patriota (PP), obtuvo el 54,89% de los votos válidos, unos 9,78 puntos por arriba de su contendiente, el abogado populista Manuel Baldizón.

Según los datos oficiales, de los 4.370,000 votos escrutados, Pérez Molina fue favorecido por 2.106,423 ciudadanos, mientras que Baldizón obtuvo el apoyo de 1.731,082, para un total de 3.837,505 sufragios válidos.

Un total de 109,502 ciudadanos (el 7,74%) anularon su voto y otros 53,363 (1,33%) lo dejó en blanco.

Tras conocer los datos oficiales del TSE, cientos de simpatizantes de Pérez Molina iniciaron festejos por el triunfo en diferentes partes del país.

Pérez Molina sustituirá en el cargo al socialdemócrata Álvaro Colom, quien lo venció en los comicios presidenciales del 2007, cuando corrió por primera vez como candidato, y que le entregará el poder el próximo 14 de enero.

Manuel Baldizón, fundador del Partido Libertad Democrática Renovada (Líder), obtenía el 44.54%.

La elección presidencial estuvo marcada por denuncias mutuas de ambos candidatos sobre la compra de voluntades para que los guatemaltecos les favorecieran con su voto.

Pérez Molina denunció en rueda de prensa, con pruebas en mano, que con el respaldo del gobierno de Colom, el Partido Líder distribuyó bolsas alimentarias y vales canjeables por láminas de zinc si gana la Presidencia.

Baldizón también denunció que el PP distribuyó unos 4 millones de vales a potenciales votantes canjeables por productos de labranza y mochilas.

Las fuerzas de seguridad informaron de la captura de unos 106 simpatizantes de ambos partidos por delitos electorales, entre ellos campaña negra, término que hace referencia a los miles de volantes anónimos que fueron lanzados desde vehículos no identificados en diferentes puntos del país, los cuales contenían mensajes en los que ambos aspirantes eran acusados de «corruptos», «ladrones», «asesinos» y «demagogos».

La elección estuvo marcada por un alto nivel de abstencionismo.

También, por compra de votos.

Sin embargo, la presidenta del TSE, María Eugenia Villagrán, aseguró que las votaciones se celebraron con tranquilidad, a excepción de incidentes aislados en algunas regiones del interior del país.

En los comicios generales del pasado 11 de septiembre la asistencia fue del 69% de los 7,3 millones de guatemaltecos aptos para votar.

La promesa de «mano dura» en contra del crimen organizado y la violencia ofrecida por Pérez Molina a lo largo de su campaña parece haber cuajado en la mente de los guatemaltecos, que se quejan de los altos índices de criminalidad en el país.

Además deberá contrarrestar la pobreza que afecta al 51% del total de la población y propiciar las condiciones para que llegue la inversión y se mejore el empleo en el país centroamericano.

Responder a estas demandas de la población serán los principales retos de este general retirado que se convierte en el séptimo presidente electo de la nueva era democrática instaurada en Guatemala en 1986.

En todo el país se instalaron casi 16,700 mesas receptoras para atender a 7,3 millones de inscritos, entre ellos 1,9 millones de analfabetos.

Es también el primer militar que vuelve a la Presidencia de Guatemala, 26 años después de que las Fuerzas Armadas entregaran el poder al civil Vinicio Cerezo el 14 de enero de 1986, al resultar vencedor en las elecciones, tras una larga racha de regímenes castrenses que se sucedieron en el poder mediante fraudes y golpes de Estado.

PÉREZ SE PROCLAMA PRESIDENTE

El general retirado Otto Pérez se proclamó presidente electo de Guatemala la noche del domingo al escrutarse el 87,5% de las mesas electorales de la segunda ronda y superar por 10,4 puntos al empresario Manuel Baldizón.

«A todos los guatemaltecos que han confiado en mí les agradezco muchísimo. A los guatemaltecos que no han votado por Otto Pérez les hago un llamado para unirnos y para trabajar juntos en los próximos cuatro años, dejando por un lado los colores partidarios», dijo el militar en declaraciones radiales.

Hay que dejar «por un lado las diferencias y unirnos a trabajar para sacar adelante y construir la Guatemala que todos queremos», agregó.

La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) divulgó un informe donde se congratuló por la normalidad con que se desarrollaban los comicios.

«A todos los guatemaltecos les digo que no los voy a defraudar. Voy a hacer mi mejor esfuerzo. La seguridad y la justicia va a ser la prioridad número uno de mi gobierno», dijo Pérez al llegar al centro de cómputos, donde fue recibido por miles de seguidores.

La «confianza que han depositado en mi persona les va a valer muchísimo y me da mucho ánimo para trabajar los próximos cuatro años y decirles que no los voy a defraudar y voy a trabajar incansablemente y voy a tener presente el sacrificio que hicieron para hacerme presidente», dijo Pérez.