Islamistas hondureñas leen el Corán en Consejo de Ministros

TEGUCIGALPA.- Representantes de la comunidad islámica en Honduras hicieron una inusual visita a Casa de Gobierno para presidir la oración inicial en el Consejo de Ministros, donde leyeron un fragmento del Corán, el libro sagrado de los musulmanes.

Las islamistas hondureñas llegaron a Casa de Gobierno para leer el Corán y pedir a Alá por el bienestar del Presidente Lobo.

Dos mujeres hondureñas de descendencia árabe, Carla Frida González y Carmen Rivas, vestidas con atuendos inusuales en Honduras, se presentaron a la sede del Ejecutivo porque fueron convocadas por el ministro de Religión y Culto, Carlos Portillo.

Cada martes, un sacerdote o un pastor presiden la oración en invocación a Dios Jehová; sin embargo, la mañana de ayer la oración fue elevada a Alá.

“Oh señor, te pedimos por el señor Presidente, que lo protejas, que lo guíes, que no permitas que ningún mal toque su cuerpo, su corazón y su espíritu”.

La invitación fue hecha en el marco de la libertad de culto que se profesa en el país, indicaron las autoridades.

En Honduras existen varias mezquitas en las que se congregan los miembros de la comunidad islámica, en Tegucigalpa. El edificio está ubicado en la colonia Miraflores.

Carla Frida Gonzales oró pidiendo “a Dios que le dé fuerza (al Presidente Lobo) y le recompense en esta vida y en la otra lo que hace por los más pobres y necesitados, y así apoyamos su iniciativas en educación y salud y le reiteramos nuestro apoyo con ello”.

En una corta declaración consideró importante el apoyo que el gobierno ha dado a las diferentes religiones establecidas en el país. “Muy importante ha sido su gestión en el tema de religión y culto, nosotros somos una comunidad pequeña religiosa no tradicional, nos hemos sentido afectados y relegados de nuestros derechos en todas las administraciones anteriores”.

Consideró que “debido a los conflictos internacionales que involucran a algunos musulmanes, lo mejor y más sabio que puede hacer el gobierno es reconocer a los musulmanes hondureños y saber qué hacen, dónde están y a dónde se dirigen”.

A la vez, pidió al Presidente una reunión para dialogar sobre temas referentes a la presencia de la comunidad islámica en Honduras, porque “Alá quiere que tengamos la oportunidad de sentarnos”.

Las representantes de la comunidad islámica entregaron presentes al mandatario, a la vez que le presentaron un pliego de peticiones y proyectos.

Entre tanto, el ministro de Religión y Culto, Carlos Portillo, explicó a LA TRIBUNA que “en el gobierno se maneja el tema de derechos humanos, derecho de libertad de conciencia y de religión es un principio fundamental, el gobierno de unidad nacional comprende todas expresiones de fe en el país”. (NJA).