Disturbios por comicios en Nicaragua saldan cuatro muertos y protestas siguen

MANAGUA, Nicaragua.- Las manifestaciones contra la reelección del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en los comicios del pasado domingo, se han saldado ya con al menos cuatro muertos y decenas de heridos, mientras la oposición continúa en las calles para «demandar un cambio real».

Disturbios de opositores y partidarios del reelecto presidente Daniel Ortega, en dos municipios del norte de Nicaragua, dejaron cuatro muertos, informó la policía.

El portavoz de la Policía Nacional nicaragüense, Fernando Borge, dijo ayer en rueda de prensa que cuatro personas murieron y 46 agentes del orden resultaron heridos en las últimas horas, durante actos violentos ocurridos tras los comicios del domingo, ganados por el mandatario sandinista.

Tres de los cuatro muertos se registraron en el municipio de San José de Cusmapa, 217 kilómetros al norte de Managua y fronterizo con Honduras, precisó el portavoz policial.

En ese lugar, tres opositores murieron en un enfrentamiento entre seguidores de Ortega y partidarios de su principal oponente, Fabio Gadea, aspirante a la Presidencia por la alianza Partido Liberal Independiente (PLI), que no reconoce los resultados.

El otro fallecido es originario del municipio de Siuna, en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), donde también se produjeron choques entre seguidores de Ortega y de Gadea, en los que murió el secretario político del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en esa zona, Donaldo Martínez.

Ante los resultados, que otorgan a Gadea el 31.13 % de los votos, el PLI llamó a manifestarse pacíficamente contra lo que considera un «inaudito y monstruoso fraude de la voluntad popular» y pidió nuevas elecciones.

Los opositores fueron convocados ayer a protestar en tres distintos puntos de Managua, incluyendo a las afueras de la céntrica Universidad Centroamericana (UCA), donde también se presentaron seguidores de Ortega.

En ese lugar, los simpatizantes del FSLN superaron en número a los opositores, quienes se refugiaron en el interior de la UCA y donde se reportó al menos un herido producto de una pedrada.

Los opositores portaban pancartas en la que denunciaban un fraude electoral, agitaban banderas de Nicaragua y usaban megáfonos para gritar: «Democracia sí, dictadura no».

Por su parte, los sandinistas, que también alzaban la bandera nicaragüense y la de su partido, vestían con camisetas blancas y coreaban «Daniel, juventud, Daniel, juventud».

Gadea denunció que sus partidarios «están siendo perseguidos por la Policía Nacional» y reclamó el derecho a manifestarse.

«El pueblo indignado, que lo engañan, tiene derecho a una protesta cívica, por Dios», dijo en rueda de prensa.

En tanto, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) de Nicaragua pidió respetar el sufragio de los ciudadanos, cambiar a las autoridades electorales del país y contar los votos en cada una de las 12,960 juntas receptoras habilitadas para luego publicar los resultados. ACAN-EFE.