Exjefe de La Granja asignado a otro cargo

TEGUCIGALPA. -El rumbo de las investigaciones que realizan el Ministerio Público en el Distrito Policial 1-6, con sede en el barrio La Granja, se inclinan hacia el oficial que anteriormente era el encargado de ese lugar.

El Distrito Policial 1-6, con sede en el barrio La Granja, fue intervenido por la Fiscalía contra el Crimen Organizado, Delitos Comunes, Asuntos Internos y la DNIC.

Se trata del comisario de policía, Einer Moncada Martínez, quien se desempeñó como jefe de ese Distrito Policial, antes que llegara en su sustitución el comisario, Rommel Martínez.

A Einer Moncada se le investiga sobre sus posibles nexos con policías que estarían vinculados al crimen organizado, debido a que era la persona responsable de todo el personal.

Los fiscales indicaron que hasta la fecha no existen evidencias que puedan indicar que el oficial esté vinculado a los delitos que ahí se mencionan, aunque tampoco lo descartaron.

LA TRIBUNA trató de contactar al oficial para poder tomarle una declaración y que respondiera por las acusaciones que se mencionan en su contra, pero fue imposible.

Extraoficialmente se conoció que el oficial andaba huyendo, incluso se dijo en su momento que se le había librado orden de captura, pero todo eso fue desmentido por las autoridades de la Policía Nacional.

El portavoz de la Secretaría de Seguridad, Silvio Inestroza Padilla, manifestó que al comisario Moncada Martínez el pasado lunes las autoridades de la institución le dieron su nueva asignación.

“El es un oficial que a partir de ayer (el lunes) está adscrito a la Dirección de Estadísticas de la Policía Nacional, o sea, que él está como un oficial de planta, en esa unidad denominada D-8, donde se llevan las estadísticas de las incidencias delictivas e igual que la actuación de la Policía Nacional”, expresó.

“Si las investigaciones que está realizando el Ministerio Público, en su momento alcanzan a este oficial en algún hecho que lo trate de incriminar, la institución no está para apañar a nadie y el que actúe al margen de la ley se va a presentar ante las autoridades correspondientes”, apuntó.

Sobre cuáles han sido las explicaciones que ese oficial ha dado a la alta oficialidad, Inestroza Padilla dijo que hay una comisión nombrada por el ministro de Seguridad, a las cuales no ha tenido acceso para evitar entorpecer las investigaciones.

La investigación del Distrito Policial 1-6 se deriva a raíz del crimen de los universitarios Carlos David Pineda Rodríguez y Rafael Alejandro Vargas Castellanos, hijo de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).