Ortega dedica su reelección a la Alba y a Chávez

MANAGUA, Nicaragua.- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, reelegido en los comicios del domingo pasado, dedicó este miércoles su triunfo a la Alba y a sus aliados, su colega venezolano Hugo Chávez y al líder cubano Fidel Castro, y pidió a la oposición «saber perder».

El presidente Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, saludan a sus partidarios, durante un acto en Managua.

El mandatario, que no ha sido reconocido por ninguno de sus cuatro oponentes, dijo en su primera comparecencia pública tras los cuestionados comicios de hace dos días que en su nuevo mandato de cinco años, que iniciará el 10 de enero de 2012, no gobernará con soberbia ni con prepotencia y que, pese a la mayoría que tendrá en el Congreso, no impulsará «cambios dramáticos».

«Esta victoria del pueblo de Nicaragua, es una victoria de la revolución bolivariana, una victoria del Alba» (Alianza Bolivariana para los Pueblos de América), señaló Ortega en un discurso en la Casa de los Pueblos, transmitido por cadena obligada de radio y televisión y acompañado por decenas de jóvenes.

Ortega, que dedicó también su triunfo a Chávez y a Castro, juró a Dios, al fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Carlos Fonseca, y al héroe nicaragüense Augusto C. Sandino, que «esta victoria no va a llenarnos de soberbia, (ni) prepotencia, no nos vamos a volver fachentos (presumidos)».

Asimismo, pidió a la oposición, que sigue sin reconocer su triunfo en las urnas, aceptar los resultados oficiales.

«Nosotros (los sandinistas) hemos aprendido de aquella canción que dice: hay que saber perder y hay que saber ganar», matizó.

Ortega, que perdió las elecciones en 1990, 1996 y 2001, llamó a los opositores a ser «respetuosos de la voluntad popular», como, según dijo, lo hizo él cuando fue derrotado en esas tres ocasiones.

Asimismo, Ortega aseguró que su partido, el FSLN, tendrá una mayoría calificada en la Asamblea Nacional, suficiente para reformar la Constitución sin la necesidad de aliados, pero prometió no impulsar «cambios dramáticos» y sostuvo que sabrá administrar «este poder grande que nos está dando Dios».

Con el 96% de las mesas electorales escrutadas, Ortega obtiene 1,524,116 votos, es decir 62.66%, precisó ayer en rueda de prensa el presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas, que felicitó al mandatario por su «arrollador» triunfo.

Ortega Saavedra dijo que no cambiará el rumbo que sigue su gobierno y no habrá transformaciones dramáticas.

«No vamos a provocar cambios dramáticos en este proceso, si está saliendo bien. Para qué cambiar si estamos trabajando bien», dijo Ortega en su primer discurso luego de que el Consejo Supremo Electoral lo declarara oficialmente ganador de los comicios presidenciales.

«No vamos a hacer lo que nos dé la gana, sino lo que le dé la gana a los nicaragüenses, y lo que quieren es seguridad, estabilidad, paz y reconciliación», dijo Ortega, quien prometió no dar todos los puestos públicos al Frente Sandinista.

Ortega, cuyo discurso fue transmitido por radio y televisión, reconoció los esfuerzos de los observadores de la OEA y la Unión Europea, entre otras organizaciones.