EE. UU. autoriza pedido de extradición de Noriega

PARÍS.- La justicia francesa recibió la autorización de Estados Unidos a un segundo pedido de extradición de Manuel Noriega a Panamá pero aplazó el examen de la misma hasta el 23 de noviembre, tras una audiencia durante la cual el exdictador panameño reiteró que acepta volver a su país.

Manuel Noriega

En presencia de Noriega, exhombre fuerte de Panamá derrocado en 1989 por una cruenta invasión de tropas estadounidenses, la sala de instrucción de la Corte de Apelaciones de París le notificó la llegada del acuerdo solicitado meses atrás por Francia a Estados Unidos.

«Le notificamos la llegada del complemento de información solicitado a Estados Unidos», dijo la magistrada, a quien Noriega, vestido con un saco oscuro, una camisa clara y debajo una camiseta bordó, respondió luego con un «correcto» cuando se le preguntó si «¿confirma que ese segundo pedido de extradición acordado por las autoridades estadounidenses lo concierne?».

APLAZAN EXAMEN

La sala aplazó no obstante hasta el 23 de noviembre próximo el examen de la extradición de Noriega que volvió a declararse favorable a su extradición a su país natal con la misma palabra. «Correcto», respondió el exgeneral panameño que ingresó al sector de los acusados rengueando, al ser preguntado sobre si «consiente su entrega a Panamá».

Por cuarta vez desde marzo, la justicia francesa debía examinar el miércoles la situación de Noriega a quien Panamá reclama para que cumpla tres penas de 20 años de cárcel por las cuales presentó tres pedidos de extradición: por el médico y opositor Hugo Spadafora en 1985; el capitán Moisés Giroldi en 1989 y el sindicalista Heliodoro Portugal en 1970.

Para autorizar su entrega a Panamá tras recibir un primer pedido de extradición Francia pidió luz verde a Estados Unidos pues fue ese país el que extraditó a Noriega en abril del 2010.

Washington respondió favorablemente y el gobierno francés firmó el decreto de extradición de Noriega hecho público en julio pasado, pero al examinar el segundo pedido panameño en septiembre, la jueza francesa Edith Boizette consideró que también necesitaba el visto bueno de Estados Unidos.

Tras firmar el acta de la audiencia, Noriega, visiblemente contento, dio un apretón de manos a uno de sus abogados defensores presentes, Antonin Levy, quien confió en que su cliente «pueda estar antes de fin de año en Panamá para pasar las fiestas» tras superarse «el último obstáculo a su extradición». «No sabemos por qué no lo decidió hoy», afirmó Levy.

El defensor de Noriega en Panamá, Julio Berríos, declaró que su cliente debería «estar arribando a nuestro país para antes de Navidad» y aseguró que el exdictador «es un hombre enfermo» por cuando no sabe si irá a la cárcel o se le concederá la detención domiciliaria por tener, además, más de 70 años como autoriza la legislación panameña.

En las próximas semanas debería determinarse en Francia si esta segunda demanda de extradición necesita un decreto del gobierno francés o si basta con el primer decreto.

El aplazamiento de la decisión judicial francesa sobre Noriega se produjo en vísperas de la primera visita oficial a Francia del presidente panameño el derechista Ricardo Martinelli, quien desde Londres afirmó que de ser extraditado «el general Noriega a Panamá, él va a ir a la cárcel». AFP