Saif, hijo “reformista” de Gadafi, luego símbolo de la represión

TRÍPOLI.- Saif al Islam, el hijo de Muamar Gadafi detenido por exrebeldes en el sur de Libia, era considerado un «reformista» y posible sucesor de su padre, pero terminó transformándose en símbolo de la represión del levantamiento contra el régimen gadafista.

Saif al Islam, el hijo de Muamar Gadafi, era considerado un "reformista" y posible sucesor de su padre.

Hombre de gran influencia, soltero y con aires de playboy, Saif al Islam trató durante un tiempo de normalizar las relaciones de Libia con Occidente.

Pero desde el inicio de la insurrección popular que terminó convirtiéndose en un conflicto armado, no dejó de utilizar un vocabulario hostil y trató de salvar el régimen de su padre a capa y espada.

«No soltaremos Libia y lucharemos hasta el último hombre, hasta la última mujer y hasta la última bala», dijo el 20 de febrero, cuando dio a entender que la oposición estaba apoyada por un complot extranjero.

Más tarde apareció en un video, fusil en mano, arengando a los partidarios de su padre. Y seis meses después volvió a asegurar que el régimen «no abandonará la batalla».

Desde el 27 de junio pesaba sobre él una orden de captura emitida por la Corte Penal Internacional (CPI) por el cargo de crímenes contra la humanidad.

Saif al Islam no tenía ningún cargo oficial, pero se erigió en los últimos años como el emisario más confiable del régimen en el marco de negociaciones internacionales, como los acuerdos de indemnización a las familias de las víctimas de los atentados de Lockerbie de 1988 y del DC-10 de la compañía UTA de 1989.

El hijo de Gadafi, que se presentaba como embajador humanitario en cualquier parte del mundo a través de la asociación caritativa que creó en 1997, se dio a conocer cuando medió en el caso de las enfermeras búlgaras liberadas en julio de 2007 en Libia.

Un mes más tarde, presentó un proyecto para modernizar el país, lo que reavivó las especulaciones sobre una posible sucesión.

El hijo de Gadafi, que domina el inglés y el alemán, habla un poco de francés y se expresa con calma y ponderación, se convirtió entonces para la prensa en la nueva figura respetable de un régimen acusado durante mucho tiempo de «promover el terrorismo».

Un año más tarde, anunció su salida de la vida política, asegurando haber puesto en marcha el «tren de las reformas», y pidió la construcción de una sociedad civil «fuerte».

Desde entonces lanzó una campaña de apertura de su país en los medios de comunicación: en agosto de 2007 creó la primera televisión y los dos primeros diarios privados de Libia.

Aficionado a la pesca submarina, la caza, la hípica y la pintura, denunció una potente burocracia contra la que tuvo que liderar «batallas» para imponer sus reformas y afirmó que intervenía en los asuntos de Estado por «obligación», ante la falta de instituciones.

En diciembre de 2010, su fundación anunció su salida de la vida política local para dedicarse a las obras caritativas en el extranjero.

Nacido el 25 de junio de 1972 en Trípoli, la Espada del Islam -su nombre en árabe- es el hijo mayor de la segunda esposa del hoy fallecido exlíder libio, y el segundo de sus ocho descendientes.

Estudió Arquitectura en la universidad de Al Fateh de Trípoli en 1995, de ahí su apodo «Ingeniero Saif». AFP