Fórmula automática se utilizará para fijar alza al salario mínimo

TEGUCIGALPA.- El secretario de Trabajo, Felícito Ávila, prometió a los empresarios que la negociación del nuevo salario mínimo vigente desde enero próximo se realizará en base a la fórmula automática que exigen para sentarse al diálogo.

El gobierno amenaza con nominar a los representantes de los empresarios en las negociaciones del nuevo salario mínimo.

“El estudio de la OIT o fórmula automática como los empresarios quieran llamarle está previsto que es parte de lo que se va utilizar en la mesa, no pueden seguir excusándose de esa manera cuando se lo hemos explicado insistentemente”, expresó Ávila.

“Cuando se sienten las partes verán que se utilizará la fórmula que el Consejo Económico Social logró por consenso, tengo confianza que el sector privado reaccionará positivamente porque saben que no hay otra ley para convocar al salario mínimo”.

El funcionario advirtió que si la empresa privada continúa con su posición de no participar, seguirán el procedimiento en base a ley que consiste en dos convocatorias y de no acatar los llamados serán remplazados.

La primera convocatoria al sector obrero y empresarial se efectuó el 17 de noviembre, la segunda fue el 18, es decir al día siguiente, en un plazo de 10 días a partir de esa fecha los sectores deben nombrar a sus representantes, lo que significa que tienen plazo hasta el próximo lunes 28 de noviembre.

“Si los empresarios no reaccionan para esa fecha, entonces se nominarán a tres personas, para que representen a ese sector en la mesa y dar lugar que se instale la discusión de la comisión del salario”, señaló.

Por su parte, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) reiteró que no se presentará a la mesa de negociaciones para revisar el salario mínimo por incumplimiento de acuerdos adquiridos junto al gobierno y centrales obreras en el marco del Consejo Económico y Social (CES), instancia encargada por el mismo Presidente Porfirio Lobo Sosa al concluir la fijación de salarios en 2011.

Según los empresarios han trascurrido más de siete años desde la firma de ese convenio y lamentablemente no ha existido la voluntad por la parte obrera y gubernamental para concretar esta política, teniendo “efecto desastroso en la generación de empleo en el país”. (WH).