Brasil pide sanciones ejemplares al racismo

Río de Janeiro (EFE). El presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira, pidió ayer que se apliquen «sanciones ejemplares» al racismo en el fútbol y recalcó que «no se resuelve con un apretón de manos», en una clara alusión a las declaraciones del presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

Ricardo Teixeira, presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, pidió que se apliquen "sanciones ejemplares" al racismo en el fútbol.

«El racismo no se resuelve con un apretón de manos y el que lo sufre no lo olvida al día siguiente. No es justificable por el calor de un partido, no puede ser interpretado como gesto de aficionado. Es algo intolerable, que no es coherente con el deporte», afirmó el mandamás del fútbol brasileño en un comunicado.

En entrevistas con cadenas de televisión como Al Jazeera y CNN,

Blatter dijo la semana pasada que el racismo se resuelve con un apretón de manos y, ante un aluvión de críticas en el Reino Unido, ofreció disculpas por sus palabras, que calificó de «desafortunadas».

El responsable de la CBF opinó que la condena al racismo «debería merecer la más vehemente condena de todo el universo del fútbol» y exhortó a que se suspenda a perpetuidad de este deporte a los racistas.

Teixeira sostuvo que de nada sirve gastar dinero en «campañas hipócritas que no producen efecto» y convocó la realización de una campaña de repudio contra el racismo en la próxima jornada de Liga brasileña, que se jugará este domingo.

La CBF pidió un «posicionamiento claro» contra el racismo a dirigentes, periodistas, aficionados y dijo que debe ser expulsado del fútbol quien no se manifieste claramente en este sentido.

«Todos tenemos que estar comprometidos con esta campaña. Quien no entienda esto, aquel que no se posicione claramente contra el racismo no puede hacer parte de la familia del fútbol y merece también el repudio de toda la sociedad», agregó.

Asimismo, la CBF sostuvo que es la federación con un mayor número de jugadores que son «víctimas de los prejuicios» y recordó varios casos de racismo contra jugadores brasileños, como el reciente episodio de Edimar, defensa del Skoda Xanthi griego, al que la hinchada rival lo insultó imitando los sonidos del mono.