Barril de petróleo sube y cierra la semana en 96.77 dólares el barril

NUEVA YORK (AFP). Los precios del petróleo terminaron en alza al final de una sesión volátil, en la que los operadores dudaban entre el persistente agravamiento de la crisis europea y las tensiones sobre los informes del programa nuclear iraní.

El volumen de intercambios bajó en la sesión de este día, que fue más breve.

El barril de West Texas Intermediate (designación del «light sweet crude» negociado en EE UU) para entrega en enero terminó a 96.77 dólares, un incremento de 60 centavos con respecto al miércoles, en el New York Mercantile Exchange.

El mercado neoyorquino había permanecido cerrado debido a la fiesta de Acción de Gracias de Estados Unidos.

«La jornada fue tranquila, casi festiva en Estados Unidos», confirmó John Kilduff, de Again Capital.

«El mercado continúa guiándose por lo que está sucediendo en la zona euro. Lo que compensa al mercado petrolero es la situación en Irán. Cada día la actualidad muestra que la tensión aumenta», agregó.

Francia anunció que iba a dejar de comprar «a título nacional» petróleo a Irán, que ha sido acusado de estar trabajando para poner a punto una bomba atómica.

Irán es el segundo productor en el seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y controla el estrecho de Ormuz, paso estratégico por el que circula el 40% del tráfico marítimo petrolero mundial.

Próximo a la barrera de los 100 dólares por barril, «las ventas de petróleo permanecen sorprendentemente sólidas a pesar de los vientos contrarios que soplan en los mercados financieros», estimaron los analistas del Commerzbank, que explicaron esta resistencia a bajar por «el retroceso de las reservas de petróleo en Estados Unidos y los riesgos que pesan sobre la oferta».

La jornada estuvo marcada por las nuevas tensiones en el mercado de la deuda en la zona euro, particularmente después de una emisión de deuda juzgada decepcionante en Italia.

Roma debió ofrecer tasas de interés récord para tomar prestados 10,000 millones de euros, a niveles juzgados insostenibles para la tercera economía de la zona euro.