Transportistas crearán frente común para combatir el impuesto de guerra

SAN PEDRO SULA.- En una reunión entre representantes de la Policía Nacional, Dirección Noroccidental de Transporte y de la Unidad Técnica de Transporte Urbano (UTTU), acordaron unir esfuerzos para darle una rápida solución a la crítica situación por la que cruza la Ruta 35 de Chamelecón, víctima del  famoso “impuesto de guerra”, aunque los inversionistas afectados no han interpuesto denuncia alguna.

Representantes de las dependencias involucrados en transporte y seguridad esperan acabar con la extorsión.

Dicha ruta, que recorre el centro de San Pedro Sula, dejó de transitar desde hace ocho días ante la insistencia de supuestos pandilleros, que exigen el pago de extorsión.

En la reunión estuvo el director regional de Transporte, Orlando Molina; el director regional de Tránsito, José Rolando Casco; el jefe de la Policía de Chamelecón, Henry Amador Roque; el titular de la UTTU, Ricardo Figueroa, y representantes de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC).

De esa manera, acordaron trabajar en conjunto para que esa ruta de autobuses vuelva a prestar servicio con normalidad, por lo que buscarán estrategias para evitar que pandilleros continúen chantajeando a los conductores.

El comisario Amador Roque dijo que la reunión fue fructífera, pues dentro de un tiempo comenzarán a verse las acciones de los policías contra esos hechos delictivos.

Informó que cada institución que tiene responsabilidad en el tema trabajará inicialmente de forma individual, para luego reunirse el próximo jueves y concretar un planteamiento específico.

Orlando Molina

Anunció que la labor incluye el trabajo en equipo con los pobladores, no solo de las comunidades que se han visto afectadas por la falta de ese medio de transporte, sino de los propietarios del transporte, para que coadyuven esfuerzos a fin de hacerle frente a ese tipo de flagelo.

Por su parte, Molina explicó que la idea es elaborar un plan operativo o de acción, para que las Ruta 35, que fue paralizada por ese cobro, vuelva a transitar por las calles y avenidas de la ciudad.

Lamentó el hecho que esa empresa, constituida hace más de 30 años, haya tenido que retirarse por los altos niveles de delincuencia que se genera en el lugar donde tiene su clientela.

MAL VIEJO

Entre tanto, el empresario Carlos Andonie dijo que es un mal viejo que no se ha podido evitar. “Lo que tenemos que hacer es tratar de buscarle solución, porque no nos podemos detener a llorar”.

Aseguró que todas las rutas  de autobuses pagan ese impuesto y que cada día la cuota se incrementa, al igual que las amenazas contra los motoristas, pues la quema de algunos carros del transporte público es alarmante.

Henry Amador Roque

“Hemos pedido ayuda al Presidente Porfirio Lobo y a otros funcionarios, pero ninguna autoridad ha sido capaz de apoyarnos; es duro estar pagando una renta que está indexada a la tarifa y que sube el costo de operaciones.

Prácticamente esta gente trabaja impunemente y no sé si habrá algún tipo de arreglo con las autoridades”.

En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Cámara del Transporte de Carga de Honduras (Catracho), Benjamín Castro, quien refirió que ese rubro es el que más ha sido atropellado por el accionar de las pandillas.

“Exigimos, tanto a la Alcaldía sampedrana como a la Secretaría de Seguridad y a las autoridades del Transporte, que hagan algo para detener esa situación que nos está asfixiando; al pedirnos una cifra de muchos ceros y lo que tenemos que hacer es pagarla para evitar una tragedia”. (OPV).