La represa del Gualcarque

Por Noé Pineda Portilllo

Hace algunas dos semanas anteriores estuvimos a visitar la construcción de la represa sobre el río Gualcarque en el departamento de Santa Bárbara con el propósito de hacernos una idea como esta construcción coadyuvará al desarrollo y desenvolvimiento económico y social de estos departamentos del país que por tantos años han estado olvidados del gobierno central.

El río Gualcarque es un importante afluente del río Ulúa que nace en las montañas de la sierra conocida como Puca-Opalaca. Según el Diccionario Geográfico de Honduras (Instituto Geográfico Nacional 1997) este río nace cerca de la aldea Laguna de Chiligatoro del municipio y ciudad La Esperanza cabecera del departamento Intibucá, a una altitud de 1,840 msnm (metros sobre nivel del mar), con el nombre de Quebrada Manazapa, como afluentes en su recorrido recibe los ríos de Zarco San Miguel, el Naranjo y Colorado, siendo su afluente principal por la ribera izquierda el río Güince en el municipio de San Francisco de Ojuera y las quebradas de Monquecagua, Olominas, Pimientas. Se considera el río menos contaminado de Honduras con una longitud de 44.2 kilómetros hasta llegar a desembocar al río Ulúa.

La represa que se está construyendo se ubica en las inmediaciones de la línea fronteriza de los departamentos de Santa Bárbara e Intibucá. La represa tendrá una capacidad en generar energía de unos 21 megavatios y se espera entre a funcionar dentro de dos años, lo que quiere decir que a fines de 2013 ya estará en funcionamiento.

Si usted quiere hacer viaje turístico, puede hacerlo viajando por la cabecera municipal de San Pedro Zacapa, pasa a la aldea de Agua Caliente y luego sube a la aldea de Santa Ana (San Francisco de Ojuera) y luego baja al río Gualcarque donde se construye dicha obra hidráulica. Podrá disfrutar de un excelente paisaje montañoso con vista de pinos y pinabetes de montaña y vegas en el fondo y en las riberas de los ríos que son un verdor permanente. Una delicia de la geografía hondureña.

La represa del río Gualcarque ha sido bien escogida en un sitio apropiado, buscando las gargantas propias de un río relativamente joven, como se conoce en la nomenclatura geográfica y dentro de los beneficios, además del proteccionismo ecológico de la zona, está el control de inundaciones, acceso de la población a servicios eléctricos más económicos, mejoras en la infraestructura para las comunicaciones terrestres, construcción de hospitales o centros de salud, escuelas, colegios y otros servicios públicos, creación de nuevas fuentes de trabajo en la represa y en otros rubros, construcción, turismo, etc. Según se nos informó, cabe a futuro otra represa en la parte baja de la corriente del río Gualcarque.

[email protected]