Allanan casa en la que habrían tenido secuestrado a Villatoro

TEGUCIGALPA.- Autoridades policiales de Honduras intensificaron en las últimas horas las investigaciones en torno al secuestro y asesinato del periodista Alfredo Villatoro. Este lunes elementos de la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación (DGSEI), el Grupo Especializado Anti Secuestros (GEAS), Inspecciones Oculares del Ministerio Público y la Policía Nacional, allanaron conjuntamente una vivienda en Lomas de Germania, al sur de la capital.

Autoridades de Inspecciones oculares revisan la vivienda allanada en Lomas de Germania.

La vivienda, según la información preliminar, habría sido ocupada para retener al reconocido periodista, tras su rapto el pasado el 9 de mayo pasado, en Tegucigalpa, cuando se dirigía a trabajar.

En la operación fue decomisado un vehículo tipo turismo, marca Nissan Sentra, color negro, placa PBT 6942, como una camioneta blanca marca Hyundai Santa Fe, que se estima habría sido usada para interceptar al comunicador.

Se presume que en la casa allanada estuvieron viviendo los presuntos miembros de la banda de secuestradores que el domingo fueron capturados en el sector de El Cacao, Cofradía, Cortés.

En la aldea El Cacao, en Cortés, fueron capturados tres hombres, una mujer y una menor de edad, por su supuesta participación en el secuestro y asesinato del coordinador de noticias de HRN.

Los detenidos fueron identificados como Osman Osorio Arguijo, de 29 años, supuesto jefe de la banda; Marvin Gómez, de 28; Edgard Osorio Arguijo, de 24; Leslie Flores, de 18; y una adolescente de 15 años, hermana de Flores, que no fue identificada.

Los detenidos tenían “armas de grueso calibre, con las cuales descargaron ráfagas” contra los policías, sin causar víctimas, informó Rodríguez. Villatoro fue secuestrado el 9 de mayo pasado, en Tegucigalpa, cuando se dirigía a trabajar y su cadáver se encontró el 15 del mismo mes.

Las autoridades también investigan a Miguel Ángel Álvarez, expolicía, y a Juan Ramón Fonseca, quienes cumplen prisión en el penal Danlí por homicidio y robo, respectivamente, al parecer porque llamaron por celulares a la familia de Villatoro para negociar su rescate.