Medicinas contaminadas mataron a varios pacientes

Medicamentos vencidos, de difícil absorción para el cuerpo humano y hasta contaminados con heces fecales, son parte de los hallazgos efectuados por el laboratorio del Colegio Químico a una red de medicinas que fueron distribuidas a varios centros hospitalarios y asistenciales del país.

Muchos medicamentos han sido incinerados al no llenar los estándares de calidad exigidos en las licitaciones y que fueron aprobadas en administraciones pasadas.
Muchos medicamentos han sido incinerados al no llenar los estándares de calidad exigidos en las licitaciones y que fueron aprobadas en administraciones pasadas.

La interventora del Almacén Central de Medicamentos, Mirta Escobar, dijo ayer durante su participación en el programa de debates “Frente a Frente”, que se analizó químicamente un lote de antiácidos del 2007, el cual contenía heces fecales.
“El antiácido salió contaminado con una bacteria que solo se produce por heces fecales… llegaron a mantenerlo como a escondidas y los análisis y documentación están en los expedientes de laboratorios en donde se producían”, explicó Escobar.
Además de los antiácidos contaminados, también se constató otro tipo de medicamentos que por mala elaboración o almacenamiento pusieron en precario la salud de los pacientes e incluso llevaron a algunos a la muerte, según denuncias.
Escobar informó que otro de los medicamentos con anormalidades es el sulfato ferroso, ya que de un lote de 15 millones de lempiras en la compra de ese medicamento, se encontraron “escondidas” dentro de un archivo en la oficina de la Bodega de Recepción, unas 5 mil 100 tabletas totalmente dañadas en su capa entérica.
Además, reveló que las tabletas estaban almacenadas en las condiciones correctas, por lo que su fallo se produjo en el momento de la elaboración, evidenciando así que algunos medicamentos no pasan por el período de análisis previo al de compra por parte de las autoridades hondureñas.
Escobar explicó que los medicamentos dañados y contaminados aún no han llegado a su fecha de caducidad.
Según la interventora del Almacén Central, dichos hechos pudieron darse por la complicidad entre el jefe de Almacén, algunos empleados o los proveedores de las medicinas.
“Imagino que había complicidad entre la jefe de Almacén y algunos empleados, porque no se permitía que se hiciera el muestreo, en algunos casos se asume que hubo complicidad con los proveedores porque no es posible que no se muestreaban ni pasaran por el período de cuarentena”, arguyó.
MAL ALMACENADOS
Por su parte, la secretaria de Salud, Roxana Araujo, explicó que en la anterior licitación de medicamentos se adquirió oxitocina de tipo biológico, la cual inició un período de recepción en septiembre del 2012, sin embargo el medicamento utilizado para controlar hemorragias post partos, fue almacenado a temperatura ambiente cuando debía de almacenarse a temperatura entre los 12 y 8 grados.
La ministra explicó que se presentaron varias denuncias que el medicamento fue aplicado a varias pacientes y estas continuaban sangrando.
Por su parte, la coordinadora del Centro Asistencial Legal Anticorrupción de la ASJ y parte de Transformemos Honduras, Ludin Ayala, dijo que ya se tienen documentadas una serie de denuncias que están siendo investigadas por la Fiscalía contra la Corrupción.
Ayala explicó que los medicamentos contaminados y dañados slo es la punta del iceberg en torno a la problemática de los medicamentos en el Almacén Central.
Por su parte la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Julieta Castellanos, explicó que la intervención en el Almacén Central de Medicamentos debía de ser un trabajo de varios aparatos y no de una sola persona debido a la complejidad del asunto.
Castellanos recordó el asesinato de dos personas vinculadas al tema y la de una doctora que pidió no distribuir un medicamento debido a que podía poner en peligro la salud del pueblo hondureño.
La ministra de Salud Roxana Araujo, rectora de la UNAH, Julieta Castellanos y Mirta Escobar, interventora del Almacén Central de Medicamentos, brindaron ayer también una conferencia de prensa, en la que destacaron que la primera ha recibido una serie de ataques para que ceda ante la licitación de medicamentos, que no tienen la calidad mínima exigida.
La ministra Araujo, fue más precisa en sus declaraciones, pues reveló que se hizo una auditoría amañada en la campaña de lucha contra el dengue, en el que se hizo saber que ella manejó irregularmente 50 millones de lempiras.
Hubo una filtración de documentos, relató, en los que se tergiversaban su actuación, ya que ella no manejó compras, pues nunca lo hizo y ni lo sigue haciendo, por lo que le extraña la tendenciosa campaña.
Mientras que la rectora Castellanos también confirmó que había una campaña en contra de Araujo, por lo que se reunieron con el Presidente Porfirio Lobo Sosa, a quien se le demostró que no se había cometido ninguna irregularidad y que todo era producto de una campaña pendenciera.