Manuel Bonilla comisiona a Durón, ordene y edite, escritos políticos del Sabio Valle (1906)

DARIO GONZÁLEZ C.
Fue necesario que transcurrieran más de 40 años, del deceso en Guatemala del licenciado José Cecilio del Valle, para que en 1875, el gobierno de Honduras, honrara su memoria dictando el decreto número 25 que a la letra dice: El Presidente de la República a sus habitantes: Sabed que el soberano Congreso Nacional ha decretado lo que sigue: Considerando que el ilustre hondureño y sabio centroamericano José Cecilio del Valle, es acreedor a la gratitud de la patria, que honró con su genio y cuyos intereses  más vitales sirvió,  proclamando, en unión de otros próceres, la independencia de los hoy estados de Centroamérica. Considerando. Que el monumento más digno del sabio, es el que él mismo se levanta con sus escritos y que la conservación de estos, es el homenaje más reverente que puede rendir a su memoria.
joseDecreta: Artículo 1º: E. Gobierno de la República dará encargo a una persona  de conocida instrucción para que en su nombre, solicite de la familia del célebre  difunto el permiso de sacar una copia íntegra de los escritos de este,  que ella conserve; debiendo hacer lo mismo con los demás del mismo autor que se encuentran en otro poder.
Artículo 2º. Dichos escritos precedidos de la biografía del autor, se mandarán al exterior para su reproducción tipográfica en número de 1000 ejemplares, de las cuales se obsequiarán 500 a la familia Valle,  en demostración de reconocimiento, y los restantes se venderán al público al precio más módico posible.
Artículo 3º. Se autoriza al Ejecutivo para disponer de los fondos nacionales, la cantidad que fuere menester para el debido cumplimiento de lo prescrito en los artículos anteriores. Dado en Comayagua en el salón de sesiones del Congreso Nacional a 9 de febrero de 1875. José María Zelaya. Trinidad Ferrari Diputado, Carlos Madrid Diputado.
El Supremo Poder  Ejecutivo por tanto ejecútese, Comayagua, febrero 10 de  1875. Ponciano Leiva. El Ministro de Instrucción Pública Esteban Ferrari.
Este decreto no se pudo poner en ejecución a causa del levantamiento del General José Medina, ocurrido en Gracias el 16 de  diciembre de 1875, que dio lugar a la caída del gobierno que presidía don Ponciano Leiva.
En la hoja laminar  del citado compendio,  el doctor Durón recuerda que el 22 de diciembre de 1881,  el ciudadano Presidente de Honduras, doctor  Marco Aurelio Soto, acordó que se hiciera una edición de las obras de Valle y comisionó para que las revisara, ordenara e insertara la nota biográfica del autor,  comisionando para los trabajos de edición, al doctor  Ramón Rosa,  además adquirió de la familia de Valle, por compra, los manuscritos de este,  tampoco se pudo llevar a cabo lo dispuesto en este acuerdo, con motivo del viaje del doctor Rosa a los  Estados Unidos de América en 1883,  pero la biografía quedó escrita y es una de las obras de que puede enorgullecerse la literatura hondureña.
En sesión ordinaria que la academia Científico Literaria de Honduras, correspondiente de la Real Academia Española de la Lengua, celebró el 31 de octubre de 1890, acordó la impresión de las obras del egregio Valle,  que fueron remitidas a la secretaría el año anterior y encargó de la edición al académico don Rafael Padilla.
Este acuerdo no tuvo efecto, a pesar que lo dictó el gobierno en Comayagua el 19 de noviembre de 1891, señalando la cantidad que se satisfaría al señor Padilla en remuneración de su trabajo.
En el mismo año de 1891, los señores licenciados don Esteban Guardiola, don Manuel Sabino López y don Presentación Quezada, empezaron a publicar, por entregas una obra intitulada “Hondureños Célebres” en las que insertaron algunas de las obras de Valle,  la publicación por desgracia, no pasó de la cuarta entrega. En 1892 el Presbítero Dr. Antonio R. Vallejo, publicó varios trabajos de Valle, en el “Folletín de la República” que dirigía como redactor oficial, y luego los hizo aparecer en un tomo con el título de “Discursos” y Escritos Políticos y Científicos de José Cecilio del Valle, esta edición se ha agotado. En 1897 el doctor Durón publica en el tomo I de Honduras Literaria, otros escritos  de Valle. En 1906 se emprende la publicación de todas las obras del ilustre Sabio,  tocándole al señor General don Manuel Bonilla, la gloria de salvarlos,  realizando  un pensamiento largamente acariciado por el patriotismo.
Los pueblos de la República, podrán ahora tener presente las enseñanzas de esas obras para su instrucción y provecho. El pensamiento de Valle se alzará de sus escritos, casi desconocidos, para quedar brillando por siempre como un sol en el cielo de la patria y guiando con su luz a los hondureños por el camino del progreso.
Varios homenajes  se han rendido ya a la memoria inmortal del gran hombre: una magnífica estatua de mármol se ha erigido  en la plaza de San Francisco, la que se develizó el 30 de noviembre de 1883, acto en que pronunció un interesante discurso el licenciado don Máximo Gálvez, desde el 1º de agosto de 1893 y a virtud del decreto del Poder Ejecutivo, un nuevo departamento de la República, lleva su nombre como tributo debido a sus virtudes y a sus trabajos en beneficio de la comunidad centroamericana. Y últimamente a iniciativa del licenciado don Esteban Guardiola, digno director de la Biblioteca Nacional, el gobierno el ha  erigido un precioso busto de mármol en el salón de lectura del establecimiento, el que se descubrió el 1º de marzo de este año. A la vez que los mandados ha erigir en el mismo salón, al Presbítero Dr. José  Trinidad Reyes, al Dr. Ramón Rosa y a don Álvaro Contreras, habiendo hecho la apología de Valle,  en la solemnidad, el Dr. Carlos Alberto Uclés.
En un brillantísimo discurso afirmó como bien dijera el decreto de 1875, el monumento más digno del sabio es el que él mismo se levantó con sus escritos y la conservación de estos es el homenaje más reverente que puede rendirse  a su memoria, y la presente edición responde  a este elevado concepto, para cumplir el encargo del gobierno que presidía el General Manuel Bonilla (1906)  encomendó al Dr. Rómulo E. Durón ordenar   y editar los artículos políticos del sabio Valle y de otra índole, dividiendo los escritos de Valle en tres clases, que corresponderán a otros tantos volúmenes: Escritos políticos,  memorias y discursos y escritos científicos y literarios. Completará la edición un apéndice que contendrá la correspondencia de Valle en la que hay muchos datos importantes, cuyos conocimientos será útil al historiador.
Los artículos mencionados se conservan en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas de nuestra Universidad Central, contando  además con otros manuscritos donados por los doctores Rafael Alvarado Manzano y Presbítero Dr. Antonio R. Vallejo. Manifestando el compilador su más  cumplido agradecimiento para sus donantes.
Concluimos nuestra investigación histórica, convencidos del bagaje intelectual de Valle,  donde  refleja su profunda erudición que hacía gala en varias disciplinas del entorno centroamericano.
[email protected]