Allanan Almacén de Medicamentos

La Fiscalía Especial contra el Crimen Organizado (FECCO) del Ministerio Público (MP) presentó ayer requerimientos fiscales contra seis personas y los juzgados libraron las respectivas órdenes de captura por los delitos de abuso de autoridad, omisión de los deberes, malversación de caudales públicos y uso y falsificación de documentos en perjuicio del Estado, específicamente contra el Almacén Central de Medicamentos (ACM) de la Secretaría de Salud.

La mañana de ayer la Fiscalía contra la Corrupción allanó el Almacén de Medicamentos en busca de los supuestos implicados en el robo de fármacos.
La mañana de ayer la Fiscalía contra la Corrupción allanó el Almacén de Medicamentos en busca de los supuestos implicados en el robo de fármacos.

Las personas contra las cuales se presentó requerimiento fiscal y se libró orden de captura son Maritza Isabel Ramírez (quien fungió como jefa  del ACM), a quien se estaría siendo acusada por 22 delitos: siete por abuso de autoridad en la omisión de los deberes derivado de su cargo, siete más por malversación de caudales públicos, otros siete por uso de documentos falsos en perjuicio de la administración pública y uno por sustracción de documentos públicos falsos.

Así también contra Hernán Gerardo Rodríguez y Héctor Manuel Flores Canales (despachadores de fármacos del ACM), así como Sindy Karina Santamaría (asistente de jefatura).

Además a los particulares Marco Figueroa y Leonor Bonilla Landa, quienes tuvieron algún grado de participación, y quienes están siendo acusados por los delitos de encubrimiento agravado.

Las acciones del Ministerio Público se originaron a raíz de las denuncias presentadas por distintos sectores, en cuanto a una supuesta irregularidad en la entrega de medicamentos.

La relación de hechos establece, según la fiscalía, que hubo ilegalidad en el despacho de medicinas a cuatro regiones del país, Trujillo, departamento de Colón; La Esperanza en Intibucá; en Gracias, Lempira; y en El Paraíso.

“La forma en que se operaba es adulterando las órdenes o los requerimientos de medicinas, que se confirma que no salieron de los hospitales, es decir por eso el delito de uso de documentos falsos, pero se permitía el despacho de los medicamentos y que finalmente terminaban en bodegas particulares”.

Hay que recordar que en las últimas dos semanas fueron realizados allanamientos en los que se encontró fármacos pertenecientes al Estado en bodegas de casas farmacéuticas (alrededor de 100 cajas).

MILLONES

Actualmente no se conoce con exactitud la totalidad de medicamentos que salieron del Almacén, puesto que aún resta que se efectúen otros allanamientos en varios sectores del país.

Hace unos meses, la Ong Transformemos Honduras presentó un informe que destapaba una “olla” de corrupción en el proceso de entrega de medicinas.
Hace unos meses, la Ong Transformemos Honduras presentó un informe que destapaba una “olla” de corrupción en el proceso de entrega de medicinas.

“Dar un dato de cantidades específicas sería aventurado, porque este caso son al menos siete acciones más las que faltan por entablar y será en la última acción que presentemos que sabrá la totalidad”.

Cabe destacar que este es el primer requerimiento en el caso del “saqueo” del que ha sido objeto el Almacén Central de Medicamentos, puesto que las autoridades tienen planificado realizar otros contra otras personas vinculadas.

Las autoridades contabilizan que ascienden a sumas millonarias, para el caso en la región sanitaria de salud de Trujillo estaban valorados en 934,574 lempiras; en Gracias, 581,869 lempiras; en La Esperanza, 71,875 lempiras; en El Paraíso con 126,000 lempiras; es decir un total de 3.0 millones de lempiras.

“En este caso son alrededor de tres millones de lempiras, y faltan acciones que ejecutar por el resto de medicamentos que se despacharon o por la calidad de los mismos”, dijo Domínguez.

El Almacén Central fue intervenido el pasado 2 de abril del 2013 por el Ministerio

Público, luego que la organización no gubernamental Transformemos Honduras (TH) documentó la irregularidad en la entrega.

En esa oportunidad se militarizó el Almacén, para realizar un inventario de la existencia para investigar las irregularidades.

Hay que recordar que TH presentó un informe en el que se develaba irregularidades en el proceso de recepción, y distribución de los fármacos, lo que dejaba una pérdida de al menos 40 millones de lempiras. (NJA)