Juan Orlando: “800 mil familias pobres tendrán en mi gobierno un ecofogón”

Doña Berta Chinchilla llora, pero lo hace de alegría. Con la mano derecha seca las lágrimas que bajan de sus ojos azules, mientras apoya la izquierda sobre un ecofogón portátil “El Ahorrador”, sobre el que acaba de poner una olla de frijoles.

Berta Chinchilla abraza a Juan Orlando Hernández y le agradece el apoyo que le está dando a la gente pobre.
Berta Chinchilla abraza a Juan Orlando Hernández y le agradece el apoyo que le está dando a la gente pobre.

“No se imagina cómo este aparatito me ha cambiado la vida -dice, con una sonrisa-. Antes era humazón la que había en la cocina, y mire ahora, nada. Ya no paso llena de tile y mis nietos están sanitos, sin tos, porque con el otro fogón se me enfermaban del pecho y andaban con ardor de ojos”.

Vecina de la colonia Nueva Era de Tegucigalpa, doña Bertha, una simpática tortillera de 65 años de edad originaria de Ocotepeque, es una de las cincuenta mil mujeres hondureñas que han sido beneficiadas desde 2009 con el ecofogón.

La distribución del ecofogón (en sus versiones, normal y “El Ahorrador” portátil) es impulsada por Juan Orlando Hernández, titular del Legislativo y aspirante presidencial del Partido Nacional, junto a su esposa Ana García, directora de la oficina de Desarrollo Social Vida Mejor.

“La primera persona que me habló del ecofogón fue mi madre, allá en Lempira -recuerda Hernández-. Ella me habló de los grandes beneficios, como la reducción de enfermedades por la inhalación de humo y del alto ahorro por consumo de leña”.

Hernández y su esposa se interesaron tanto en el ecofogón que empezaron a estudiar a profundidad el tema, con el objetivo de empezar a entregarlo a familias pobres de Honduras, país en el que las familias más pobres cocinan tradicionalmente en un fogón.

“Descubrimos que la principal causa de muertes en el mundo es el humo que echan los fogones tradicionales. Este humo provoca cáncer en las vías respiratorias, desarrolla el asma y ardor en los ojos y en la piel. Es un asesino silencioso”, explica Hernández, un joven abogado de 44 años.

CAMBIOS EN ECONOMÍA

Josefa Vásquez, de la colonia Luis García Bustamante de San Pedro Sula, también es beneficiaria del programa Vida Mejor, y dice que en pocos días notó los cambios del ecofogón que el propio Hernández le ayudó a instalar en la cocina de su casa.

Unos 7 mil lempiras al año se ahorran los que utilizan el ecofogón, ya que no queman tanta leña.
Unos 7 mil lempiras al año se ahorran los que utilizan el ecofogón, ya que no queman tanta leña.

“Yo pasaba con una gran picazón en la garganta”, relata. “Pero mire que no solo mejora la salud, sino que se siente el cambio en el bolsillo, porque ahora ya no gasto tanta leña. Eso quiere decir que puedo usar esos centavitos para comprar comida o medicinas”.

En iguales términos habla doña María Martínez del municipio de Gracias, uno de los tres lugares del departamento de Lempira en el que Hernández y su esposa desarrollan un plan piloto con los programas de Vida Mejor, que incluye pisos saludables, huertos familiares y filtro de agua.

“Con este animalito -asegura doña María, al tiempo que señala el ecofogón- se gasta menos dinero en leña, porque es súper económico. ¿Sabe cuánto me ahorro en billete al mes, más o menos? ¡Unos 641 lempiras!”

Eso, al año, significa más de siete mil 600 lempiras, una cantidad que tiene un gran impacto económico en una familia pobre hondureña.

“Juan Orlando es un apasionado del ecofogón. Es posiblemente su programa social consentido. Nosotros estamos muy contentos con los cambios positivos en las familias que poseen un ecofogón. Realmente hoy tienen una vida mejor”, expresa Ana García.

“Una de mis propuestas de gobierno es que las 800 mil familias más pobres de Honduras tengan su ecofogón”, dice Hernández, con pasión. “El impacto de un ecofogón  es impresionante a nivel de salud, económico y del medio ambiente”.

A Hernández no le incomoda que algunos de sus opositores lo llamen “Juan Fogón”, y cuenta con una sonrisa que en una gira por Choluteca, una señora que salió a saludarlo le dijo, mientras lo abrazaba: “Juan Orlando, a usted que no le importe que le digan Juan Fogón, si nosotras, las mujeres, lo llevamos en el corazón”.

MICROFORMATOS

EL ECOFOGÓN

• La reducción en consumo de leña por día es superior al 60 por ciento.

• Producen menos dióxido de carbono y toxinas provenientes de la leña.

• Permite cocinar varios tipos de comida al mismo tiempo.

• Eliminación completa del humo dentro del hogar y cero contaminaciones por partículas sólidas respirables.

• No ahúma los trastes de la cocina ni los techos, por lo tanto se mantiene más limpia.

• Permite la preparación directa de alimentos en la superficie de la plancha. Las tortillas se ponen directamente sobre la plancha.