Bradley Manning, sentenciado a 35 años de prisión por la masiva filtración a WikiLeaks

El soldado estadounidense Bradley Manning, responsable de haber provisto de miles de documentos confidenciales al sitio WikiLeaks, fue condenado a 35 años de prisión militar, poniendo fin a un sonado caso de espionaje que sacudió a Washington.

BRADLEY«Usted es sentenciado a 35 años y se le ordena la baja deshonrosa», afirmó la jueza, la coronel Denise Lind. El joven militar ya había reconocido la entrega de 700.000 documentos confidenciales al sitio de internet WikiLeaks.

Manning, de 25 años, lucía pálido a la espera del veredicto, comunicado por Lind en una declaración de menos de dos minutos en la sala de la corte en la base militar de Fort Meade, cerca de Washington.

El joven militar reconoció haber entregado 700.000 documentos confidenciales al sitio de internet WikiLeaks, haciendo público lo que consideró eran abusos del gobierno estadounidense en los conflictos de Irak y Afganistán.

La sentencia es considerada especialmente importante, dado que otro filtrador de información -el excontratista de inteligencia Edward Snowden, actualmente asilado en Rusia- es requerido por Estados Unidos bajo cargos de espionaje, luego de que expusiera detalles de programas secretos de vigilancia electrónica de comunicaciones telefónicas y por internet realizadas por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

A principios de la semana, el fiscal militar Joe Morrow pidió a la jueza que enviara un mensaje ejemplar «a cualquier otro soldado que contemple robar información clasificada», al solicitar una condena de un mínimo de 60 años de cárcel y una multa de 100.000 dólares por considerar una «traición» los hechos de Manning.

De su lado, el abogado de Manning, David Coombs, había pedido a Lind que se castigara a su cliente, pero con una pena que le diera la «posibilidad de vivir» y permitiera la reinserción en la sociedad de un acusado «joven», «humanista», «muy inteligente», «ingenuo, ciertamente, pero bien intencionado».

Posteriormente en conferencia de prensa, Coombs anunció que presentará un pedido de indulto al presidente Barack Obama, estimando que es «tiempo de poner fin al sufrimiento de Brad».

El abogado confirmó, como lo había hecho antes la red de apoyo al soldado, que apelará a la gracia de Obama, o pedirá «al menos que conmute la pena al tiempo ya cumplido» en detención preventiva -tres años y medio- desde su arresto en mayo de 2010.

Tras la sentencia, Manning mantuvo la compostura e incluso consoló a sus abogados, que rompieron en lágrimas cuando estuvieron en privado, según contó Coombs.

«Yo mismo y otros estábamos llorando, porque esto significa mucho para nosotros», dijo.

El letrado contó que Manning lo miró y le dijo: «Está bien. Todo está bien, no te preocupes. Sé que hiciste tu mejor esfuerzo. Está bien. Yo voy a estar bien. Voy a superarlo».

Manning fue llevado nuevamente a la prisión de Fort Leavenworth (Kansas, centro), donde permaneció detenido durante el juicio, anunció un portavoz militar al término de la audiencia.

Manning fue absuelto de la acusación más grave, la de ayudar al enemigo al divulgar documentación que ayudaría a la red Al Qaida, lo que por sí sola implicaba una condena a cadena perpetua. FORT MEADE (AFP).