Atrapan a Lucio Rivera, uno de los olanchanos más buscados

TEGUCIGALPA. Uno de los olanchanos más buscados en los últimos meses fue capturado la mañana de ayer en un operativo policial realizado en el barrio La Quinta, en el municipio de San Francisco de la Paz, departamento de Olancho, a unos 215 kilómetros de la capital y en el oriente de Honduras.

José Lucio Rivera Gómez y sus acompañantes fueron llevados a una posta policial en Juticalpa, Olancho.
José Lucio Rivera Gómez y sus acompañantes fueron llevados a una posta policial en Juticalpa, Olancho.

José Lucio Rivera Gómez (45) fue detenido alrededor de las 6:00 de la mañana y se le acusa de varios delitos, entre ellos asesinato, asociación ilícita y portación ilegal de armas, de acuerdo a la versión ofrecida por la Policía Nacional Preventiva, a través de su vocero oficial, Julián Hernández Reyes.
La Policía capturó a Rivera Gómez mediante allanamientos a varias viviendas en el municipio antes mencionado, con el acompañamiento de un fiscal con jurisdicción nacional, por suponerlo cabecilla de una banda delictiva e identificada como la “Banda de Lucio”.
Otras seis personas, presuntamente guardaespaldas de Rivera Gómez, detenidas en la operación, fueron identificadas como César Vladimir Martínez Isidro, Lucas Juvinaldo Pozo Romero, Renán Antonio Martínez Isidro, Darwin Joel Rivera Hernández, Richard Bernabé Murillo Murillo y Estanislao Cuevas Ortiz. Este último presuntamente es de origen nicaragüense.
Durante los allanamientos, la Policía les encontró dos fusiles AR-15, un fusil AK-47, una escopeta calibre 12, dos pistolas y un revólver.
Además se decomisaron varios vehículos entre ellos una camioneta dorada y blindada, con placas P BR 0330. De igual manera otro vehículo pick up blanco blindado con placas P DG 6120, una camioneta negra blindada y dos cuatrimotos.

 EXITOSO OPERATIVO

Junto a Rivera Gómez fueron detenidas otras seis personas, supuestamente guardaespaldas.
Junto a Rivera Gómez fueron detenidas otras seis personas, supuestamente guardaespaldas.

Según los reportes policiales, al momento de la captura hubo oposición de los detenidos, quienes fueron sometidos a la impotencia con gases lacrimógenos, de acuerdo a la versión policial ofrecida ayer al mediodía.
“Para poder capturar a estas personas, inicialmente hubo un enfrentamiento armado, pero gracias a Dios no hubo daños materiales o humanos por parte de los policías o de las personas detenidas”, explicó el vocero policial, Julián Hernández Reyes.
En el operativo participaron más de 100 elementos uniformados y a bordo de 10 patrullas tomaron por asalto la casa de Lucio Rivera.
Para detenerlo y que no huyera, los agentes cerraron el paso en al menos dos cuadras, de las dos entradas que utilizaba Rivera Gómez, cada vez que regresaba a su residencia en San Francisco de la Paz, desde su hacienda ubicada en la zona del río Telica.
Una fuente policial dijo que desde hace tres meses se le daba seguimiento a los movimientos que realizaba Rivera Gómez, quien circulaba con tranquilidad en los municipios de San Francisco de la Paz y Gualaco, departamento de Olancho.
Un poco después de la muerte de la señora Silvia Aguiriano y en el cual se presume que algunos de los hombres de Lucio Rivera participaron, el cuerpo de inteligencia de la Policía comenzó a realizar diversas investigaciones, al grado que desde hace unos 15 días el detenido transitaba sin muchas precauciones.
Las pesquisas practicadas por la Policía revelan que el fin de semana anterior estuvo departiendo con varias de sus amistades, y hasta se dio el lujo de solicitar música ranchera a una radioemisora de Olancho, agregaron los voceros policiales.

OFRECIÓ UN MILLÓN POR LIBERACIÓN

La Policía localizó tres potentes fusiles, municiones y varias pistolas.
La Policía localizó tres potentes fusiles, municiones y varias pistolas.

Al momento del requerimiento fiscal ofreció un millón de lempiras para que lo liberaran, según un boletín policial tras la captura.
Después de la detención, las autoridades continuaban con otras diligencias investigativas en busca de más evidencias en algunos sitios estratégicos donde se movilizaba.
De acuerdo a los agentes, Lucio Rivera tenía como brazo derecho a un sargento de un batallón de infantería de la zona y a quien se le sindica de la autoría material de diversos crímenes, uno de ellos sería el violento homicidio de Silvia Aguiriano, esposa de Ulises “Liche” Sarmiento, hermano de extinto Eduardo “Lalo” Sarmiento.
A Martínez se le supone el autor intelectual en la planeación de varias actividades ilícitas que practicaba por su propia cuenta, según lo revelado por las autoridades que trabajan en una investigación por aparte en el asunto.
El vocero policial Julián Hernández, especificó que sobre Lucio y su banda, “la Policía ya tiene avanzadas diligencias investigativas y por otros delitos a los cuales podrían estar vinculadas estas personas”.
Con la detención, Hernández dijo que “garantizamos y reafirmamos el compromiso como Policía Nacional con el pueblo hondureño en el tema de la seguridad”.
“La Policía está haciendo lo que le corresponde y de igual manera ahora las otras acciones, desde el punto de vista legal serán impulsadas por los tribunales y el Ministerio Público, por lo que considero que todos deben hacer bien su trabajo, así como la Policía lo está haciendo en estos momentos”.

 UNA BANDA DE MUCHO CUIDADO

Según la Policía, José Lucio Rivera Gómez es jefe de una de las bandas más buscadas.
Según la Policía, José Lucio Rivera Gómez es jefe de una de las bandas más buscadas.

Según el vocero, Lucio Rivera será acusado en Juzgado con Jurisdicción Nacional, debido a órdenes de captura pendientes por los delitos de asociación ilícita, portación ilegal de armas y asesinato en perjuicio de José Cristóbal Blandín Rodríguez, Olman Ramón Flores Romero, Carlos Adolfo Banegas y José Arnulfo Figueroa Castro.
Después de ser detenido en San Francisco de la Paz, la supuesta banda fue llevada a la Unidad Departamental Policial Número 15, ubicada en la ciudad de Juticalpa, Olancho, donde eran custodiados fuertemente por los agentes del orden.
Posteriormente el imputado y sus acompañantes serían entregados a los juzgados con Jurisdicción Nacional y así continuar con el proceso legal correspondiente.
Entre otros delitos, a Rivera Gómez se le sindica de haber llegado en octubre del año pasado, junto a unos 80 hombres fuertemente armados, para liberar a uno de sus compinches.
“Hace un año en Catacamas, un grupo de hombres fuertemente armados, al parecer vinculados a los detenidos de hoy, liberaron de una posta policial a un individuo que estaba preso por portación ilegal de armas”, dijo el jefe departamental policial de Olancho, subcomisionado Gustavo Sánchez.
“Esa persona había sido capturada con un fusil y entonces esas personas se tomaron toda la cuadra de la jefatura e intimidaron a los policías y lo liberaron”.
Sánchez recordó que en ese suceso afortunadamente no hubo policías heridos, pues “ellos solo intimidaron a los agentes y siendo más personas que los agentes, los sometieron a la impotencia para liberar el detenido y sustrajeron el arma que se había decomisado”.
“Este delito también está siendo investigado, pero ahora nosotros solo estamos trabajando con las órdenes de captura que es lo que tenemos en concreto”.

 HABLA LUCIO RIVERA

En esta hacienda fue detenido uno de los delincuentes más buscados en Olancho, según la Policía.
En esta hacienda fue detenido uno de los delincuentes más buscados en Olancho, según la Policía.

Sin perder la calma y la sonrisa que lo caracteriza, Rivera Gómez expresó que, “no le temo a nada, pues todas las acusaciones en mi contra son falsas, demostraré ante la justicia mi inocencia”, prosiguió, mientras era conducido a una de las bartolinas de la Policía Preventiva de Juticalpa.
“A mí no me han dicho nada, entraron a las 5:00 de la mañana a mi casa y procedieron a detenerme junto a las personas que estaban conmigo, espero que los informes que proporcionen sean verdaderos para que no se me juzgue injustamente”.
Sobre la tenencia de varios vehículos blindados, explicó que todo mundo conoce el clima de inseguridad que se vive y no nos queda de otra que buscar la forma de protegernos, aseverando que uno de los carros pertenece a su esposa.
Rivera indicó que exigirá pruebas a través de su abogado correspondiente y le puedan probar las acusaciones que le imputan, trascendió que en las próximas horas será trasladado a Tegucigalpa donde continuará el proceso respectivo.
Entre tanto, los pobladores de San Francisco de la Paz mostraban mucho hermetismo y durante todo el día de ayer las calles aledañas al barrio donde se realizaron las capturas se miraban desoladas, incluso la escuela cercana a la vivienda de Lucio Rivera suspendió clases ayer por aspectos de seguridad.
Ayer en la tarde en el pintoresco municipio los agentes especiales que participaron en la operación seguían allanando viviendas en búsqueda de más elementos y evidencias.