Analista y exdiputado, Raúl Pineda Alvarado:

Raul-pineda-4

**Ocupamos una segunda vuelta electoral y reducir el tiempo de campañas.
**Hay cuatro fuerzas políticas claras: Libre, Liberal, Nacional y PAC.

A pocos días de las elecciones, el exdiputado del Congreso Nacional y del Parlamento Centroamericano (Parlacen), Raúl Pineda Alvarado, quien se ha colocado como uno de los analistas nacionales nada sectarios y muy coherente, mantiene el criterio que una de las cuatro fuerzas políticas: Partido Liberal, Partido Nacional, Libre y PAC ganará las elecciones del 24 de noviembre.
Aunque es difícil dar un pronóstico sobre quién de los cuatro candidatos se alzará con la banda presidencial, el entrevistado dice que así como está el panorama todo indica que el votante tomará la decisión en las nueve horas que dure el proceso de la votación. Su pronóstico es el siguiente:
ninfa-omar-new¿Cómo describiría el escenario en el cual vamos a elecciones?
Es un escenario de conflictividad política y de crisis económica, que nos deja la incertidumbre porque en otras campañas, un mes antes se podía hacer un análisis de coyuntura y predecir quién va a ganar, pero en este momento no por la enorme contaminación que dejaron las encuestas.
¿Acertaron las encuestas?
En un mismo día hubo encuestas que arrojan un resultado sobre tres ganadores y no puede haber tres, solo habrá uno. Eso demuestra lo atípica que es la elección. Es innegable la simpatía de la candidata de Libre, pero en todas las encuestas este partido aparece de tercero.
¿Quiénes están en segundo y primero?
El Partido Nacional se mantiene como el partido de mayor simpatía, pero no siempre su candidato aparece como el candidato preferido por el electorado. Son los espejismos de la campaña.
¿Cuáles son los espejismos de la campaña?
El caso de Libre, que es un partido de simpatizantes, que proyecta una imagen de fortaleza cuando hacen manifestación, pero en esas manifestaciones andan todos los votos de ese partido. Mientras que el Partido Nacional y el Liberal son partidos de militantes que no van a concentraciones, pero el día de la elección sus militantes van a votar. Villeda, hasta ahora, aparece con buen número de admiradores, pero hay que ver si eso se traduce en votos.
¿Es difícil predecir quién va a ganar con este panorama?
La elección dura nueve horas y en ese ínterin va a ganar el que tenga mayor capacidad de electores marcando correctamente la papeleta, en el momento indicado. No necesariamente el que tenga más simpatías es el que va a ganar la elección.
Al momento de marcar, ¿qué influirá en el votante?
Algo que reflejan las encuestas es que la gente quiere un cambio, desde las clases medias, hasta las clases más paupérrimas anhelan un cambio. El que pueda vender la idea de que las cosas van a cambiar, ese ganará. Además, influirá la capacidad organizativa y los recursos disponibles.
Raul-pineda¿Cómo así?
En Honduras el problema de la campaña es un problema de dinero, no de propuestas; con las propuestas nadie gana y tan molesto es el debate, que el principal conflicto a discutir es si la policía militar o los militares van a estar en las calles, en los escritorios o en los batallones.  ¿Quién habla de resolver el problema económico grave del país o del hoyo financiero que enfrenta el gobierno?
La sociedad repudia la corrupción, que está bien arraigada…
La sociedad está ávida de un candidato que combata la corrupción, también. Cualquier candidato que represente un modelo corrupto de gobierno no tiene expectativas de ganar.
¿Qué problemas agobian a ese hondureño que va a votar?
En este momento es el temor a la criminalidad; hace un año era el desempleo. A octubre de este año prevalece el miedo a la inseguridad, sin que haya capacidad de dar respuesta y esperanza de resolver el problema. Luego están, el desempleo y la intolerancia a la corrupción.
¿No cree que haya mejorado el clima de inseguridad?
Según los sondeos la gente clama una esperanza de que se resuelva a corto plazo la inseguridad. Es lamentable que ninguno de los candidatos dé una respuesta contundente para cambiar este panorama, ni digan cómo levantar al país de la postración que hizo caer 21 puntos en el ranquin de la competitividad y 10 en facilidades para hacer negocios.
¿Cuál es su criterio sobre los debates presidenciales?
La propuesta en el debate ha sido sumamente modesta; al circo no me voy a referir. Es imperioso transformar el sistema electoral del país. Ocupamos una segunda vuelta electoral, reducir el tiempo de las campañas, su costo y ordenar la democracia. No es posible que participen en elecciones personas, cuyo único objetivo es conseguir las credenciales electorales para ponerlas a disposición del partido que más pague por ellas.
A estas alturas de la elección ¿qué fuerzas políticas están en la meta?
Partido Nacional, Partido Liberal, Libre y Salvador Nasralla.
¿Y los partidos pequeños?
Ellos se han calificado como partidos bisagra y después de esta elección, probablemente ninguno de ellos sobreviva y tendrán que incorporarse a los grandes partidos históricos; de hecho, hay acercamientos entre la Democracia Cristiana y el Partido Nacional; y entre el Pinu y el Partido Liberal, quizás no se han concretado en una alianza.
¿Es saludable para la democracia que desaparezcan electoralmente los “chiquitos”?
El peor peligro para una democracia es el exceso de democracia, que es lo que ha pasado en Honduras, personas que sacaron seis mil votos en las internas, se inscribieron con 40 mil votos, lo que refleja que esas firmas que presentaron al Tribunal Supremo Electoral eran falsas y esos casos más bien contaminan el proceso electoral.
¿Qué opción tiene el Partido Nacional de continuar en el poder?
Todos los sondeos demuestran que el Partido Nacional y su candidato han crecido mucho, al extremo de estar al mismo nivel de la candidata Xiomara Castro, el problema es que de una semana a otra, el culmen del electorado cambia. Unas veces está arriba Juan Orlando por cuatro puntos y a la siguiente semana, Xiomara lleva la ventaja por tres puntos.
EL-ES-RAUL¿Cree que habrá voto de castigo para el gobierno?
Sí. Probablemente este voto lo represente un sector del mismo Partido Nacional.
¿Tienen credibilidad las encuestas que se manejaron?
El problema es que las encuestas se han depravado y hoy se han convertido no en encuestas de medición, sino que encuestas de incidencia, algo así como los fantasmas; los fantasmas no existen, pero el miedo que se les tiene sí es real.
¿La unión de Ricardo Álvarez a Juan Orlando Hernández dio resultado?
No del todo, el candidato nacionalista tiene un problema muy serio, durante toda la campaña no ha ganado encuestas, a estas alturas todavía no tiene un partido unido porque el voto duro nacionalista se inclina más sobre Mauricio Villeda, que sobre Juan Orlando. Miguel Pastor significó el 12 por ciento de la elección primaria y no se ha unido a la campaña; tengo serias reservas sobre el voto independiente, si él logra ese voto entonces tendría más posibilidades de ganar y más amplias que las que tiene Xiomara Castro.
¿Cree que influya en los resultados de las elecciones la campaña de miedo de que si no gana Juan Orlando, gana Libre?
Esta fue una estrategia equivocada. El furibundo debate entre el candidato nacionalista y Libre solo ha servido para favorecer a Villeda.
¿Qué chance tiene el Partido Liberal de ganar o de no quedar relegado a una tercera fuerza?
El Partido Liberal es una opción porque en su peor momento sacó más de 800 mil votos y en esta elección, con 900 mil votos gana la Presidencia por el panorama cartográfico electoral, que tiene cuatro fuerzas políticas claras. El problema es que este partido no se recupera de la segmentación, emigración y diáspora que sufrió cuando su gente se fue a Libre, pero esto lo podría compensar con el voto de los nacionalistas y el voto independiente que se está inclinando sobre el único candidato que ha crecido sosteniblemente, pero no de manera acelerada, que es Mauricio Villeda.
Las fotos muestran la masa nada despreciable de Libre, ¿no cree en una opción de triunfo de la candidata Xiomara Castro?
Libre es un enigma, todo lo que tiene ese partido va a las concentraciones y los que participan lo hacen con emoción, pero no es un partido de votantes. Pudiera ser que esas concentraciones sean un espejismo o que esa masa crítica que tiene se refleje en las elecciones, pero en las primarias no llegó a 600 mil votos, mientras que los otros partidos rebasaron ese tope.
¿Qué ha influido para que el Partido Liberal no se quedara postrado en la crisis?
Ese partido ha sobrevivido a pesar de todo lo que han hecho sus líderes y se ha mantenido en base al apoyo de sectores tradicionales: la empresa privada, la iglesia Católica, las evangélicas, además de ser un partido centenario. Si en su momento de crisis, su candidato sacó más de 800 mil votos, solo ocupa cien mil más para ganar las elecciones. Yo insisto, cualquiera que alcance los 900 mil votos en las generales será presidente de Honduras.
En 30 años de democracia, ¿cómo califica el actual proceso electoral y en qué se diferencia de otros?
En que la clase política actual cometió un crimen al no hacer las reformas políticas para darle al pueblo, no elecciones, sino una auténtica democracia. Elecciones tan costosas como las nuestras, en un país miserable, no abonan a la democracia. Mil millones cuesta este proceso.
A partir del 24 ¿quedará atrás la crisis del 2009?
Este proceso va a definir muchas cosas o se termina el conflicto del 2009 o –definitivamente– la sociedad se polarizará dramáticamente. La ruta inteligente para que no ocurra esto son unas elecciones limpias y transparentes. Cualquier atisbo de violencia será aplastado por la voluntad ciudadana.
¿Cree que el Socialismo del Siglo XXI llegó para quedarse?
La izquierda es insignificante en Honduras electoralmente, se frenó en 1970 y no se actualizó, la ruta para llegar al poder es el socialismo. No creo que la candidata tenga el apoyo que esperaba de Venezuela o de Cuba.
¿Qué le espera al que gane la presidencia?
Los que pierdan las elecciones no deben sentirse tan agobiados porque el país que heredará el que gane será una bomba con cinco mil millones de deuda externa, 60 mil millones de deuda externa, sin medicinas, ni insumos en los hospitales públicos. Debe haber acuerdos nacionales porque el presidente que crea que puede gobernar solo con su partido, va al fracaso.
¿Cree que los políticos se pongan de acuerdo?
En temas grandes sí deben buscar acuerdos. El país está al borde del abismo y el próximo presidente debe apartarnos del abismo, a través del combate a la corrupción, la austeridad y la apertura a los grandes inversionistas, poniendo reglas claras. De no alcanzarse los grandes acuerdos, el país no llegará a la vuelta de la esquina.
Raul-pineda-5Hay quienes avizoran el triunfo del socialismo…
En el panorama electoral todo es posible por el espíritu depredador de la clase política. La clave está en que los políticos tengan una epifanía.
De los observadores, ¿qué opina?
El papel de los observadores es modesto y su misión es esa: observar. La Embajada Americana y la Unión Europea están aportando las salvaguardas para que no haya fraude en la mesa electoral, así que no creo que vaya haber problemas. Ahora, bien, si el Partido Nacional gana, aunque gane limpiamente, dirán que hubo fraude porque hay un prejuicio.
¿Y si ganan los liberales?
Si ganan los liberales o Libre, no habrá problemas. Los partidos tradicionales están hechos de otra madera. En Libre hay un sector fundamentalista, radical, animado por la sed de venganza y con un prejuicio de que ya ganaron, pero les puede pasar lo de la cenicienta, que a las 12 de la noche, el coche se vuelva calabaza y eso será doloroso.
De ganar Libre, ¿quién mandará, Xiomara o “Mel”?
Contra todos los pronósticos, Xiomara. Tengo razones poderosas para creer que ella mandará en su equipo de gobierno, diferente al que le gustaría a Manuel Zelaya. La mujer es insoldable.
¿Qué pasó que no lo volvimos a ver aspirando a un cargo de elección popular?
Después de ocho años de diputado y cinco en el Parlacen, creo que es un buen momento de incursionar en la labor profesional que te da la libertad, que no se tiene como funcionario.
¿Sigue siendo nacionalista?
No puedo ser otra cosa.

BLANCO Y NEGRO
Partido Nacional, sin la visión sectaria
Religión Católico
Comida Típica
Bebida Agua
Fruta Mango
Canción Te llevo bajo mi piel, Frank Sinatra
Película Cinema Paradiso
Libro Desde El Quijote, hasta Claus Roxin
Escritor MarioVargas Llosa
Periodista “Chico” Mejía y Jorge Zelaya
Presidente Juan Manuel Gálvez
Primera Dama Bessy Watson de Reina
Raúl Pineda Alvarado Aspirante a patriota