En Brasil, 10 por ciento de ricos acapara 42 por ciento de la renta.