Congreso, dificultades y esperanzas

Por Juan Ramón Martínez

JUANRA-70La integración del Congreso Nacional, ha deparado sorpresas y ansiedades. No por la forma, sino que por la dificultad para que, se puedan hacer acuerdos para sacar adelante la operación del Ejecutivo. De acuerdo a los resultados, lograr la mayoría calificada, (PN: 49, Libre 39, PL 25, PAC 13, PINU 1, DC 1; y UD 1) no la consigue ningún partido. Por lo que tienen que pactar acuerdos  específicos o pactos de gobernabilidad. El horizonte no es positivo porque las relaciones entre los 4 partidos mayores están muy estropeadas, la disciplina partidaria en entre dicho; y el caudillismo cerril e irracional, se interpone para lograr  acuerdos de largo plazo. Pero no todo es malo. Las dificultades para realizar alianzas, garantizan la imposibilidad de una constituyente, que era la principal amenaza de Libre. Que el pueblo rechazó en las urnas.

La alianza más “normal” -para fortalecer al sistema e impedir  la constituyente- es la del Partido Nacional y el Partido Liberal que tendrían 74 diputados, suficientes para darle estabilidad al Ejecutivo e impulsar las medidas de reducción del descontento que ha capitalizado a su favor el caudillismo zelayista. La dificultad es que la bancada liberal carece de unidad y coherencia. Algunos  son demócratas, otros no. Están en duda algunos de los que fueron elegidos en las listas de Rosenthal. Por lo menos Oquelí Martínez, Seth Paisano, Jorge Vargas y Víctor Sabillón se ignora a quién representan.
Posiblemente rechazarían la alianza con el PN y se adherirían a Libre. Por otro lado una alianza de Zelaya y estos cuatro o cinco diputados liberales, lograrían 43 votos que, sumados a los de PAC, conseguirían 66 votos. No lograrían mayoría; pero serían un grupo ruidoso dedicado a impedir la toma de decisiones en las que se requiera el voto calificado. La duda es, la unidad de PAC y la incoherencia en que incurría Nasralla negociando con Libre, que tiene pendientes causas de pública corrupción.

Otra alternativa -la más confiable- sería la integrada por el PN (48), una fracción del PL (21) 11 de PAC y 3 de los partidos minoritarios, que harían mayoría calificada. En contrario estaría la falta de equilibrio emocional de Nasralla, su porte de caudillo maquillado; y la resistencia  de diputados que han llegado al Congreso por sus propios méritos (Villegas, Ana Joselina Fortín). Lo primero, dificultaría el acuerdo; pero PAC no es un partido. Hay diputados que no son propiedad de Nasralla y, serán independientes, desoyendo al caudillo auto encumbrado.

Si estas combinaciones no funcionaran, se producirá un proceso inverso al que  ha generado la democracia “imperfecta” actual: la regresión del Congreso, hacia un poder debilitado, estridente; pero inefectivo, en lo que se refiere a legislar y promover cambios. Este fenómeno, lo podremos apreciar si la legislatura  actual   vota las medidas transformadores que necesitará el gobierno de JOH para reactivar la economía, la lucha en contra de la pobreza,   la reforma del sistema fiscal y  los acuerdos con los organismos internacionales, necesarios para atraer los recursos frescos que requiere la economía, antes del 27 de enero. Aprobadas estas reglas, el resto de las probables medidas negativas de un Congreso hostil hacia el Ejecutivo, podrían ser  vetadas. Sin que los diputados rebeldes, puedan hacer nada. Porque no tendrá mayoría para  ratificarlas.

Las esperanzas están vivas. Libre evolucionará de un partido personal, bajo la férula de su caudillo montaraz, hacia uno moderno, no tradicional. Algunos diputados, de  mérito personal, se liberarán de su tutela. Y dejando de lado al caudillo ganadero, buscarán formar imagen de legisladores probos, acogidos a la defensa de los intereses de la Patria. Dándole la espalda a Zelaya y a las ideas extranjeras y amenazantes, construirán para Libre, una imagen alejada de la de ahora en que más parecen trabajadores mal pagados de sus haciendas.

Algunos de ellos, se están preparando para sucederle. Y con posibilidades. Como Esdras Amado López. Para el cual, un Zelaya fuera de la Junta Directiva, disminuido, es muy bueno para sus planes de un nuevo liderazgo urbano y moderno.
La declaración de JOH, diciendo que estará en el Congreso negociando con el grupo que sea, le quita oxígeno a Zelaya para seguirle haciendo daño al país.