Dogmas y sofismas en política

Los políticos nacionalistas han sido a lo largo de su existencia muy calculadores. Usan como táctica y estrategia sus dogmas políticos y religiosos; para homogenizar sus conceptos y venderlos en su propaganda política a los ciudadanos. Para que éstos crean sus sofismas disfrazados.

El Partido Nacional ha sido y es, un partido ultraconservador de derecha. No centro derecha, como lo define don Carlos Medina. Este dogma, de » justicia social con libertad y democracia», es un sofisma con el que el bipartidismo tradicional ha venido engañando al pueblo hondureño por más de una centuria.

Si hubiera justicia social, no estuviera el país como está. Si hubiera libertad, no tuviera la gente su casa como prisión. Si hubiera democracia, esa democracia ya se hubiese manifestado en prosperidad para las mayorías, y no, en pobreza y atraso como ha sucedido.

Con el dogma de San Pablo, «el que no quiera trabajar, que no coma», muchos hondureños que comen salteado, no es que no quieran trabajar, y los que viven en miseria tampoco, es que no encuentran un trabajo para obtener algún ingreso. El pueblo no quiere más engaños, ni de nacionalistas ni de ningún otro partido.

Alexis
Tegucigalpa, M.D.C.