Ofertas electorales tiene “chingo” al Partido Liberal

El diputado nacionalista, Antonio Rivera Callejas, considera que lo apropiado, conveniente, para la “gobernancia” de Honduras es que el presidente o la presidenta del Poder Legislativo, sea del Partido Nacional.

Antonio Rivera Callejas
Antonio Rivera Callejas

“A nivel del Congreso hubo mandato y siempre queremos que la mayoría sea los diputados del Partido Nacional, pero no queremos que tengan mayoría simple y así como le dan a dos partidos políticos nuevos, como Libre 39 diputados y el Partido Anticorrupción, 13 diputados, lo cual no significa que el pueblo hondureño quiere que haya un permanente enfrentamiento entre el Poder Ejecutivo y Legislativo, tal como sucedió en el 2009”, señaló.

“Existe una comunicación permanente por la gobernanza de Honduras y en ese sentido es legítima la aspiración de cualquier partido político en estas circunstancias poder aspirar a la presidencia del Congreso, pero no es lo más conveniente para Honduras”, indicó.

Recordó que en dos o tres oportunidades anteriores nuestro partido y Liberal, no han logrado tener la mayoría, porque solo han tenido 61 ó 62 diputados y se han necesitado alianzas con otros partidos políticos, pero siempre respetando que el partido que tenga la mayor cantidad de diputados, es el que tiene derecho.

A su criterio, “el partido que tenga mayoría de diputados debe aspirar a tener el derecho a la presidencia del Congreso”, reiteró.

“No creo que sea sentimentalismo, que es una realidad pragmática, sino que creo que los números hablan por sí solos, porque el pueblo hondureño dijo queremos que el Partido Nacional sea mayoritario en el Congreso, en relación a las otras bancadas”, dijo al referirse a las declaraciones del diputado liberal, Víctor Sabillón.

Al mismo tiempo, pidió hacer un análisis porque se ha reducido los diputados del Partido Liberal, que de 44 baja a 26; la Democracia Cristiana, de cinco, ahora solo tiene uno, igual a la Unificación Democrática, al Pinu, porque surgieron otras ofertas electorales.

A su parecer, “el presidente del Congreso Nacional siendo de otra fuerza política, llegará a querer ser presidente del Congreso para beneficiar a su partido político, para que en cuatro años pueda tener buena opción de triunfo”.