Parque nacional El Boquerón: la más reciente área legalmente protegida de Honduras

Ese sitio consiste en un estrecho cañón entre dos cerros.
Ese sitio consiste en un estrecho cañón entre dos cerros.

Por: Ramón Wilberto Nuila Coto, Msc.
Email: [email protected]
El Congreso Nacional aprobó el pasado 21 de agosto un decreto que declara parque nacional al cerro El Boquerón. Esta zona es la más reciente área legalmente protegida creada por el Estado de Honduras y se localiza en la jurisdicción de los municipios de Juticalpa, San Francisco de la Paz y Santa María del Real, en el departamento de Olancho, a la altura del kilómetro 157 de la carretera que de Juticalpa conduce a la ciudad de Catacamas.
Río Olancho, Portillo del Boquerón.
Río Olancho, Portillo del Boquerón.

Ese sitio consiste en un estrecho cañón entre dos cerros de geología calcárea, formado por disolución de la roca caliza por donde discurre el río Olancho Portillo del Boquerón, el cual en cierta parte de su trayecto se hace subterráneo debido posiblemente a la formación de cuevas y cavernas por donde se filtra el agua, fluye nuevamente a la superficie aguas abajo.
Según el Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Honduras (SINAPH), la extensión de este parque es de 4,371 hectáreas.
Algo de historia
En ese lugar, en el siglo XVI, los conquistadores españoles fundaron la población de San Jorge de Olancho, la cual resplandecía por sus estatuas y otros artefactos de oro que los fuereños acaparaban de los aborígenes. En 1611, esa comunidad fue destruida por la erupción de un volcán provocando que las aguas del río de Olancho los cubrieran completamente en una hora.
Actualmente, se sabe que se trató de una falla geológica lo que provocó la inundación; muchos pobladores emigraron para otros lugares como la costa norte del país y por eso se menciona que la actual ciudad de Olanchito en Yoro fue fundada por muchos de ellos.
Uno de los cerros que forman parte de este parque nacional.
Uno de los cerros que forman parte de este parque nacional.

Según el periodista y escritor olanchano Winston Cálix, en su libro “Catacamas del ayer al año 2000”, “hasta ahora no se han realizado trabajos para descubrir las posibles ruinas de esta rica población… Sobre la destrucción de San Jorge de Olancho, el padre Juan Francisco Márquez señala que se produjo por falta de fe cristiana de sus habitantes, quienes a pesar de su riqueza adornaban sus imágenes religiosas con coronas de cuero. Pero existe un dato curioso y es que la ciudad fue abandonada más de una década antes de su destrucción, por lo cual el fenómeno no provocaría víctimas humanas. En una carta fechada el 12 de octubre de 1598, el padre Gaspar de Andrade y Quintanilla afirmó: Los vecinos de la Villa de Olancho, sin orden y licencia, desampararon algunos años el pueblo donde vivían y poblaron en un sitio muchas leguas distantes de él. Como hubiese ocurrido, muy pocos habitantes se trasladaron al poblado de Catacamas, otros más a Juticalpa, que a partir de ese entonces se transformó de una aldea indígena en importante ciudad, y en su mayoría se desplazaron hacia el norte y fundaron la Ciudad de Olanchito, en el vecino departamento de Yoro”.
La declaratoria legal
Parte de la flora de El Boquerón.
Parte de la flora de El Boquerón.

Conforme al decreto del Congreso Nacional que hace esta declaratoria legal, el Parque Nacional El Boquerón se define como un área geográfica que contiene una o más características naturales, culturales, específicas y de valor destacado o excepcional por su importancia natural, cultural e histórica.
Entre los objetivos del manejo se incluye proteger o preservar a perpetuidad las características naturales destacadas y que son específicas del área, a causa de su importancia natural y calidad excepcional o representativa. Asimismo, brindar oportunidades para la educación, investigación, interpretación y la apreciación del pueblo en un grado compatible con los objetivos precedentes, aportar beneficios a las poblaciones residentes que sean compatibles con otros objetivos de manejo.
Turistas disfrutando de lo que ofrece esta reserva natural.
Turistas disfrutando de lo que ofrece esta reserva natural.

Las directrices para su selección destacan que el área debe contener uno o más rasgos de importancia notable, entre los cuales figuran cataratas espectaculares, cavernas, cráteres, fósiles, dunas de arena, formaciones marinas con especímenes únicos de flora y fauna.
Las características especiales pueden incluir habitáculos al interior de las cavernas, fortaleza en la cima de los acantilados, sitios arqueológicos o naturales que poseen importancia patrimonial para las poblaciones autóctonas.
El Boquerón, durante décadas, ha sido visitado por los vecinos de Olancho para el esparcimiento familiar.Se trata de una valiosa reserva natural, con imponentes cerros, montañas, y acoge una serie de aves y plantas endémicas, riqueza que puede ser objeto de investigación.
A la montaña, El Boquerón se puede llegar por la calle pavimentada, atravesando la aldea del mismo nombre.También se puede acceder por el municipio de San Francisco de la Paz, sobre todo por las aldeas vecinas de Guacoca y La Avispa. La montaña tiene una magnífica riqueza en flora y fauna, así como una impresionante belleza escénica.
Algunos de los paisajes naturales que se admiran en El Boquerón.
Algunos de los paisajes naturales que se admiran en El Boquerón.