Canillera en Cancillería tras anuncio de “barrida”

La reestructuración en todas las instituciones de gobierno que anunció el presidente electo, Juan Orlando Hernández, generó “canillera” en los empleados de diferentes instituciones del Estado, tras anunciarse una barrida de personal.

Con la reducción del gobierno y las evaluaciones, muchos tendrán que salir.
Con la reducción del gobierno y las evaluaciones, muchos tendrán que salir.

Hernández declaró que su gobierno se caracterizará por ser austero y pequeño, pero efectivo, lo que hace pensar que habrá una “sacudida” de personal supernumerario en las diferentes instituciones.
El presidente electo mencionó también que en su administración, en la Cancillería se aplicará la Ley del Servicio Exterior y se les exigirá a los funcionarios que cumplan con la obligación de promover el país en materia de turismo e inversiones.
“Desde ya les digo a los que laboran en el Servicio Exterior que no vengan a mí a pedirme algo que esté en contra de la ley”, sentenció.
Lo anterior haciendo referencia a que en muchos de los consulados y embajadas se violenta la Ley del Servicio Diplomático y Consular de Honduras, al nombrar personal que no reúne los requisitos para hacerlo.
Las autoridades de la Cancillería, a través de la Ley del Servicio Diplomático y Consular de Honduras, publicada el 7 de junio en el diario oficial La Gaceta, pretendían categorizar a los empleados de esa secretaría y homologar sus salarios de acuerdo a sus puestos, para lo cual se creó un reglamento.
En el capítulo III referente del escalafón diplomático y consular, se establece que ese mecanismo es el registro de los funcionarios y servidores públicos, en sus respectivos rangos y precedencias de conformidad a lo establecido por esa ley.
Para ingresar al escalafón los funcionarios deben reunir varios requisitos tales como, ser hondureño por nacimiento, ser mayor de 25 años, estar en el pleno goce de sus derechos civiles y políticos, poseer título universitario de institución académica debidamente acreditada, no poseer antecedentes penales, ni policiales, no tener procesos judiciales pendientes, presentar certificado médico extendido por un profesional o institución designada por la secretaría y no ser residente ni ciudadano del Estado receptor donde prestará sus funciones.
A pesar de ellos, muchos de los funcionarios que actualmente se encuentran en el servicio exterior hondureño no cuentan con los requisitos solicitados, debido a que muchos están por amistad o por parentesco.
En la Cancillería actualmente laboran 421 personas, mientras que en el servicio exterior lo hacen 334 en los diferentes consulados y embajadas de Honduras, instaladas en varios países.
De ese total 133 laboran en los 46 consulados en países de Francia, Taiwán, Belice, Brasil, España, Argentina, Bélgica, Colombia, Ecuador, República Dominicana, Panamá, Venezuela, Italia, Israel, Japón y Holanda, entre otros.
Además cuenta con 11 consulados en Estados Unidos, en las ciudades de Boston, Chicago, Houston, Atlánta, Los Ángeles, Miami, New Orleáns, New York, Phoenix, San Francisco y Washington.
De igual forma 201 empleados están asignados a las embajadas que hay en 31 países del mundo y en las cuatro misiones permanentes de Honduras ante la Organización de Estados Americanos (OEA), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza y en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. (MG)