Gracias, embajador Ricardo Flores

Asistí a la presentación, por cierto con la gente de antes, la que casi no vemos por los eventos, del libro Historia Incompleta de San Pedro Sula de la autoría del licenciado Ricardo Alonso Flores, noche hermosa con la compañía de la única reina de belleza auténtica Pastora Pagán, con sus compañeros de colegio Emín Abufele, Chalie Heyer, René Arturo Bendaña, Foncho Bennaton, Ana María de Irías, Virginia de Corrales y muchos que satisfechos brindamos.
Este libro de elegante presentación conlleva, la elegante sintaxis de un fino maestro que con amenidad y sobriedad nos regala palabras, frases, metáforas y ditirambos, la nobleza del contenido con el retrato escrito de su escuela, su calle, su barrio con la nostalgia emula del gran poeta del tango Homero Manzi.
Debo, a nombre de San Pedro Sula ahora mártir de malos políticos que la han afeado y empobrecido, rendir un agradecimiento a este cronista, periodista exquisito, embajador y diplomático que honra su génesis sampedrana y en lo personal la mención a mis ancestros que fueron patriotas dentro de las labores que les tocó cumplir.
Este libro bellamente impreso de Ricardo Flores es ahora la joya que acompaña a los zorzales, a los laureles, al verdor y será como impresionante Merendón en letra escrita que perdura para siempre.
Gracias por los recuerdos, la historia imprescindible para comprender el crisol que alberga la ciudad sencilla y a la vez glamorosa que es nuestro San Pedro Sula. Un libro que deberá situarse como una de las obras ilustres tanto en universidades como en centros de turismo y enseñanza.
María Guadalupe Funes Rheinboldt
San Pedro Sula