Traspaso de mando generacional

Por: Leonidas Rosa Bautista
Leónidas-Rosa-BautistaHaciendo la salvedad de que considerándome idealista por convicción y vocación, aprendí del filósofo ítalo argentino José Ingenieros autor de “El Hombre Mediocre”,  la enseñanza de que los ideales no envejecen consecuentemente los hombres con ideales solo envejecemos físicamente, siempre estamos con algo por realizar o proponer:
Coloquialmente comento a algunos amigos lo siguiente “llegué a la edad adulta como miembro del partido de la estrella solitaria con los mismos jefes”, obligado a aceptarlos con disciplina como máxima autoridad y no pasar de estar en lista de espera so pena de ser reprimido en el intento de asalto al cuartel principal, como consecuencia de una intrincada amalgama de intereses políticos y económicos.
Con agradable sensación de optimismo y esperanza en el futuro de mi partido y de la Patria, en un rápido recorrido por aire, mar y tierra de la hermosa, fragante y rica geografía nacional durante la etapa previa a las elecciones generales he constatado la renovación de los cuadros históricos del Partido Nacional por una brillante y vibrante juventud comprometida con los valores democráticos de “justicia social con libertad y democracia”, con un renovado y fuerte acento en la solidaridad, el compromiso con los derechos humanos, el medio ambiente y el  ineludible derecho de cada hondureño varón y mujer a una vida digna. Un sólido compromiso en el desarrollo con equidad y el  bien común.
Una juventud consecuente con su himno “estandartes azules” cuya letra nos legara don Virgilio Zelaya Rubí y su música don Remberto Martínez, que canta con hermosura poética:
“Estandartes azules arriba y adelante con paso triunfal! Que la Patria nos pide hoy altiva. Nuevos lauros de gloria inmortal. Viejas guardias de gestas famosas. Se unen ya con la joven brigada. A librar la batalla sagrada. Del trabajo, el progreso, el amor. Ante Dios que en la lid nos protege. Por Honduras lealtad hoy juramos. Y en hacerla mejor consagramos. El esfuerzo, la fe y el honor”.
Lo expreso sin la nostalgia de Darío cuando decía Juventud Divino Tesoro que te vas para no volver…  Nos complace este cambio generacional, los hijos y los nietos de la vieja guardia en  ordenado relevo damos paso a la joven brigada, y con orgullo de hondureños los invito a cumplir con el mandato de la historia, de asumir una conducta digna y trasladar el estandarte a las próximas generaciones que de igual manera en el devenir inevitable del tiempo les habrán de suceder con un Partido Nacional siempre dispuesto a la justicia social con libertad y democracia en la forja de un verdadero Estado constitucional de derecho.
Espero que lo que observo y celebro en mi partido ocurra en el hermano Partido Liberal para gloria de Honduras y también en los partidos no tradicionales, por qué no.