PREVENCION Y SEGURIDAD: Enfrentando a los extorsionadores por teléfono

Por: José Antonio Pereira Ortega
Coronel ® y abogado
José-Antonio-Pereira-Ortega-new“Aló habla don José, no dice el que contesta, habla don Toño. Ah bueno escuche don Toño, nosotros somos del grupo de apoyo de la mara xxxx, y lo estamos llamando para decirle que debe pagarnos 10,000.00 lempiras para que pueda vivir aquí en este barrio. Estamos a media cuadra de su casa y si no paga lo vamos a ir a pelar a usted y a su familia. Aquí lo vemos cuando sale para su trabajo”.
Verdad que es intimidante este mensaje en el teléfono, y son cientos de hondureños que los experimentan a diario en nuestro país.
Para su tranquilidad, esto es manejable, con un poco de sentido común y aunque parezca una necedad, no voy a dejar de insistir en recomendar que la mejor manera de protegerse ante los actos de inseguridad, se da en las medidas preventivas que se tomen para evitarlos, acciones que sirvan para negarle a los delincuentes, la oportunidad de perpetrar sus intenciones.
Les recuerdo que ya en otra oportunidad he comentado cómo manejar las llamadas sospechosas, hoy quiero ser enfático en este hecho delictivo que está intranquilizando a la población, porque grupos delictivos o individuos delincuentes utilizando un teléfono amenazan anónimamente en su propia intimidad a las personas, tanto en su casa, como en su ámbito familiar, y que además de atemorizarlos los intimidan, usando mentiras y engaños con lenguaje amenazante, de manera práctica y efectiva transmiten a distancia gran temor desde casi todos los lugares de la geografía nacional e internacional y lo más insólito algunos desde las cárceles.
Desafortunadamente y a pesar de la intensa lucha que las autoridades de turno a través de la Unidad Nacional Antiextorsión de la Policía han puesto en marcha, esta modalidad delictiva se ha convertido en uno de los delitos de mayor prestancia en nuestro país.
Esto queridos compatriotas, sucede en gran parte por nuestros descuidos para proteger nuestra información personal, y los pocos esfuerzos que hacemos para no dejarnos sorprender por esta minoría de delincuentes, es tan bueno este sistema de agenciarse dinero fácil, que no solo delincuentes de oficio lo aprovechan, una gran cantidad de las extorsiones salen de nuestro propio entorno, incluso familiares en primer y segundo grado, es más hemos visto que entre los capturados se encuentran estudiantes y profesionales universitarios.
Antes de exponer algunos consejos, he de explicarles que la mayoría de esas llamadas no constituyen peligro inminente como lo manifiesta el delincuente, en especial porque muchas de esas comunicaciones son generadas desde cárceles, que a pesar de intentos de bloqueo de la señal, no se han podido neutralizar.
Podemos endurecer su seguridad así:
1. Maneje adecuadamente su información personal y la de su familia, no sea descuidado con sus estados de cuenta y otros datos que despierten indicios de su situación económica.
2. No sea tan bondadoso regalando información a cualquier persona que argumentando diferentes motivos lo abordan y le ofrecen seguros, tarjetas, sorteos, que se ha ganado esto y lo otro y necesitan su dirección y sus teléfonos.
3. Tenga cuidado a quien le da su tarjeta de presentación, en mi caso particular yo casi no acostumbro usar esta conocida práctica. Si la usa no ponga tanta información.
4. Es importante no caer en el error de dar información por teléfono a nadie, en especial a los que se hacen pasar como de bancos, tarjetas de crédito, encuestadores, promociones de venta, etc.
5. No intercambie información con esa nube de “vendedores de ilusiones” que lo abordan diciéndole que usted es un afortunado ganador de tal o cual sorteo.
6. Cuando llene formularios en bancos u otros lugares públicos no pregunte a nadie que no sea funcionario de esa entidad, igualmente no deje papeles botados que tengan sus datos, cuidado con el papel carbón.
7. Tenga cuidado cuando pida comidas a domicilio, le piden hasta la partida de nacimiento de la abuela. Es cómodo pero es preferible evitar esta situación, ya no hay confianza plena.
8. Usted y su gente deben aprender a reaccionar ante la llamada, si por error se contesta no diga “familia o casa de los Pérez Dueñas, habla Atilio en qué puedo servirle”, nunca haga eso hoy día eso es peligroso.
9. Se recomienda dejar que hable la persona que llama, estos pícaros lo primero que hacen es por ejemplo: “Habla don José”, y el que contesta de inmediato replica “no, habla don Toño”, nunca haga esto.
10.  Cuelgue de inmediato y si decide continuar el diálogo, no demuestre miedo, cálmese y escuche nada más con la intención de grabar o identificar rasgos útiles en caso de denunciar la situación. No los insulte o pelee con ellos.
11.  Es bueno tener en su teléfono fijo un sistema de identificador de llamadas, incluso una grabadora de mensajes funciona.
12.  Los delincuentes usan mañas como la de decirle que tienen secuestrado a su pariente y así lo asustan para extorsionarles por teléfono.
13.  Establezca un código de llamadas con su familia en caso de problemas se pueda comprobar si es o no cierto lo que pasa al recibir el aviso del secuestro.
14.  Lo más correcto es evitar entrar en conversación, corte y si puede identificar el teléfono, ponga la denuncia de inmediato, aunque lo hayan amenazado si llama a la Policía.