Pandilleros ultiman a un anciano cuando molía masa para tamales

Pandilleros fuertemente armados liquidaron este lunes de varios disparos a un anciano que se disponía a moler una masa para los nacatamales que comería su familia la Noche Buena, en la colonia San Juan de La Travesía, cerca de la San Miguel.

En la paila de ese vehículo falleció don Lorenzo Elvir Valladares, tras ser herido por unos antisociales.
En la paila de ese vehículo falleció don Lorenzo Elvir Valladares, tras ser herido por unos antisociales.

El lamentable hecho ocurrió cuando Lorenzo Elvir Valladares de 72 años de edad, se levanto más temprano que de costumbre para preparar un maíz, irlo a moler y que posteriormente se pudieran elaborar los nacatamales navideños.
Como a las 9:00 de la mañana se fue solo a la colonia 30 de noviembre, que queda contigua a donde residía, para moler el grano la en un molino público.
Al solo llegar a esa colonia, se le acercaron varios individuos, quienes le reclamaron algunas cosas, según relataron policías asignados a ese sector.
Otra hipótesis es que los pandilleros le pidieron dinero al longevo, algo a lo que se negó y por eso los malvivientes le comenzaron a disparar en reiteradas ocasiones.
Tras herir al anciano, los supuestos pandilleros se dieron a la fuga con rumbo desconocido.
Por su parte Elvir Valladares quedo malherido y desangrándose en la calle.
Hasta esa zona llegaron varios familiares de la víctima, quienes en un intento por salvarle la vida, lo subieron a un carro y se lo llevaron hacia el Hospital Escuela.
Lamentablemente en el trayecto al centro asistencial, Elvir Valladares expiró debido a la gravedad de las heridas.
Los parientes al ver que había muerto decidieron llevárselo en el mismo carro hacia su vivienda.
Hasta ese sector se hicieron presentes varios policías, acompañados de personal forense, para hacer el respectivo levantamiento del homicidio.
En vida, el occiso se desempeñó por muchos años como jardinero y según varios vecinos, don Lorenzo era una persona muy servicial, muy comunicativa y están desconcertados por su muerte violenta muerte, ya que el occiso no tenía enemigos.