Una potente explosión arrasó el martes con un cuartel policial en una ciudad del delta del Nilo, lo que dejó 13 muertos.