Hondureños celebran la Navidad en Washington

WASHINGTON, D.C. Con las tradicionales posadas los hondureños que residen en el área Metropolitana del Distrito de Columbia, iniciaron esta semana la celebración navideña y una de las actividades que la Embajada de Honduras en Washington realiza por cuarto año consecutivo.

Hondureños en Washington celebraron la Navidad.
Hondureños en Washington celebraron la Navidad.

En la celebración participaron centenares de hondureños que residen desde hace muchos años en aquel país del norte y con estas actividades no olvidan las tradiciones de Honduras y como una gran familia catracha se apostaron en la Iglesia Santa Catalina Labouré en la ciudad de Wheaton en el Estado de Maryland.
El evento inició en el atrio del templo donde funcionarios de la Misión Diplomática dieron la bienvenida a nuestros compatriotas y repartieron los panfletos con cantos hondureños y velas a los niños.
Luego se ofreció una misa en la que el padre Luis Meza dio un mensaje de concientización del verdadero significado de la Navidad.
Al finalizar la misa un grupo de músicos y cantantes juntos con nuestros connacionales se trasladaron en procesión entonando los cantos de las posadas al Salón Russel, del centro religioso, en el cual otro grupo de voluntarios los esperaban para abrirles la puerta con panderetas y de esa manera juntos continuar con la celebración catracha.
Los hijos de los hondureños cantando la canción del burrito sabanero.
Los hijos de los hondureños cantando la canción del burrito sabanero.

“Me llena de satisfacción poder compartir esta época con nuestra gente y que a pesar que estemos lejos de nuestro bello país, nos sintamos como en nuestra tierra. Ver a los niños cantando la canción del burrito sabanero me hizo recordar cuando estaba en la escuela primaria que nos reuníamos en el parque con familiares a tomar pinol caliente y rosquillas en miel’’ señaló Juan Canales originario de La Esperanza, Intibucá.
De igual manera Luisa Corrales de Juticalpa, Olancho manifestó sentirse satisfecha que la Embajada hondureña realice estas actividades que afianzan nuestra identidad nacional que tan deteriorada se encuentra.
Seguidamente como ha sido tradición en el evento que lleva cuatro años de realizarse en Washington no podrían faltar las deliciosas torrejas, chocolate y café hondureño, donde los catrachos recordaron más a Honduras y sobre todo a sus familias.