La armada colombiana decomisó un cargamento de 358 kilos de cocaína, valorados en nueve millones de dólares en San Andrés.