Avizoran aumentos hasta en el mondongo y chanfaina

El “costalazo navideño” aumentará de precio hasta el mondongo y la chanfaina que acostumbran a degustar los sectores más pobres, ya que se contempla gravar con impuesto todo tipo de vísceras, con la vigencia de la Ley de Ordenamiento de las Finanzas Públicas, Control de las Exoneraciones y Medidas Antievasión.

Las medidas fiscales gravarán con impuestos el mondongo, pata, hígado y las vísceras adquiridas mayormente por familias pobres.
Las medidas fiscales gravarán con impuestos el mondongo, pata, hígado y las vísceras adquiridas mayormente por familias pobres.

El representante de la Asociación de Importadores de Productos Cárnicos, Roberto Prego, alertó que la carne de pollo, res, cerdo y pescado, experimentarán fuertes incrementos en el momento que el ISV (15 por ciento) una vez sea autorizado con su publicación en el diario La Gaceta.
“Uno de los problemas son las partidas que están dejando para el anexo de las medidas del 15 por ciento de Impuesto sobre Ventas, están dejando 35 productos exentos, pero solamente dejan cuatro productos cárnicos”.
Esos productos exonerados son: la costilla de res fresca y refrigerada; costilla de cerdo fresca y refrigerada; pollo entero y refrigerado, así como pescado blanco, tipo tilapia refrigerada.
Prego adelantó que al seleccionar a cada uno de los productos cárnicos antes señalados, en el caso de la carne de res, los medios canales y canales enteros, van a pagar el 15 por ciento, refiriéndose al mondongo, pata, hígado y las vísceras.
Con relación a la carne de cerdo, Trejo mencionó que los canales del productor fresco o refrigerado, también van a apagar el 15 por ciento, es decir el caso de la cabeza, pata, lonja, grasas o despojos.
En relación al pollo, dijo que solo el entero congelado está exento de impuesto, por lo que menudos conformados por patas, cuellos o partes de pollo pagarán ese tributo.
El productor también indicó que el consumidor de pescado y productos del mar como caracol, curiles y otros que no son tilapia, deberán pagar.
Trascendió que el cerdo importado, paga el 13 por ciento de impuesto, pero ahora cancelará el 15 por ciento. “El incremento de tributos a la carne importada, que corresponde a un 70 u 80 por ciento del consumo hondureño será de por lo menos unos ocho lempiras por libra”.
Mientras la carne producida en el país, también registrará una tendencia alcista, de entre cinco y seis lempiras la libra.