Que se amarren los pantalones, piden regidores municipales al Juzgado de Policía de Tegucigalpa, para evitar la venta de pólvora a menores.