En Honduras, quienes compran en comercios como pulperías y mercados populares, no pagarán impuestos.