Estados deben proteger a los niños migrantes

Varias organizaciones hicieron un llamado a los Estados centroamericanos de El Salvador, Guatemala y Honduras, para que asuman el compromiso de proteger a los menores migrantes.

En los últimos meses ha crecido a miles de niños, niñas y adolescentes en busca de llegar a Estados Unidos.
En los últimos meses ha crecido a miles de niños, niñas y adolescentes en busca de llegar a Estados Unidos.

Esa petición la realizaron las Organismos No Gubernamentales (ONG) Visión Mundial, Save The Children, Plan Internacional y el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), a través de un comunicado.

En el documento se establecen ocho puntos que, a su criterio, son importantísimos para que prevalezca el interés superior de los infantes y que deben ser aplicados por los Estados para protegerles.

Para el caso, se solicita que se haga efectiva la aplicación de medidas vigentes y necesarias de protección y respeto fundamentadas en la Convención de los Derechos del Niño.

“Que los Estados garanticen y protejan todos los derechos de todos los niños y niñas en sus territorios. Esto implica que los Estados establezcan leyes migratorias que aborden explícitamente el tema de los derechos económicos, sociales y culturales de los menores migrantes”, demandan en el documento.

De la misma forma, solicitan que los países de destino y tránsito garanticen albergues seguros y dignos con servicios especializados para niños, niñas y adolescentes, que aseguren un respeto continuo de sus derechos básicos a lo largo del proceso migratorio.

También hicieron un llamado a los países, tanto de tránsito, como de origen, a que establezcan compromisos para no criminalizar la migración en niños, niñas y adolescentes, dando un trato humano y digno en los albergues de retención temporal.

“Que se garantice la salud de los niños, niñas y adolescentes que sufren enfermedades, producto de la condición en que se encuentran y se les provea de atención psicosocial”, pide en otro de los puntos.

Asimismo que los Estados en su calidad de garantes; asuman las acciones inmediatas que sean necesarias para garantizar las medidas de protección a la niñez y adolescencia migrante no acompañada en estos momentos, de forma que sean acogidos en hogares temporales seguros y se reduzcan las privaciones a las que permanecen expuestos.

Que los Estados involucrados garanticen la suficiente inversión pública a través de un sistema de protección social que permita la realización de sus derechos y que de esta forma se eviten los riesgos de una migración forzada a tan temprana edad.

Y, por último, se señala que las autoridades consulares y migratorias de los Estados deben velar porque se cumplan las medidas anteriormente expuestas.

Actualmente, en Centroamérica viven alrededor de 19.1 millones de niñas, niños y adolescentes, entre 0 y 17 años, quienes representan el 40 por ciento de la población. Las últimas estimaciones revelan que al menos 13 de cada 20 niños centroamericanos viven en condiciones de pobreza (unos 12.4 millones) mientras casi la mitad (6.4 millones) sobrevive en situación de pobreza extrema (Cepal/Unicef, 2010).

El 80 por ciento de las niñas, niños y adolescentes trabajadores que viven en condiciones de pobreza y pobreza extrema se concentra en Guatemala, El Salvador y Honduras.

Según datos al 31 de mayo del 2014, la cifra de niños, niñas y adolescentes no acompañados detenidos en Estados Unidos se estima en más de 46 mil, de acuerdo a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.