Desfalco en el IHSS fue tramado por «tres cabezas»

La corrupción en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) se tejió bajo la dirección de tres cabezas, que tramaron el defalco de unos siete mil millones de lempiras de las arcas de la institución, a través de seis empresas “fantasmas” creadas con ese fin.

El exdirector Mario Zelaya, el exgerente administrativo y financiero José Ramón Bertetty (quien guarda prisión, por abuso de autoridad, negociaciones incompatibles y fraude) y el exjefe de Compras, José Zelaya, según el fiscal especial de la Unidad de Apoyo Fiscal, Roberto Ramírez Aldana, son quienes dirigían la red que despilfarró los fondos del Seguro Social.

“Mario Zelaya, José Zelaya Guevara y José Ramón Bertetty, tres cabezas por lavado de activos. Mario Zelaya tenía una organización, José Zelaya otra y José Ramón Bertetty otra, lo que hemos visto de la investigación es que las tres organizaciones se dedicaban a hacer cosas diferentes y las cabezas estaban ligadas y había una permisividad para delinquir”, reveló el fiscal Ramírez Aldana.

Cada “organización” tenía en su haber la realización de diversos hechos irregulares ligados con el lavado de activos vinculados a las seis empresas, que según el informe de la Comisión Interventora del IHSS fueron las que desfalcaron los dineros de la institución.

RED DE TESTAFERROS

Pero las “cabezas” envolvieron a una red de testaferros que se quedaron con parte del botín, en total, unas 320 personas, entre exempleados del IHSS, funcionarios y particulares, entre ellos las amantes formaron parte de la red, de acuerdo a las investigaciones del MP.

Solo en bienes, los tres hechores invirtieron alrededor de 240 millones de lempiras, que podrían ser regresados al Seguro Social, luego que se reformó la Ley de Lavado de Activos lo que permite el uso de los mismos antes que se produzca una sentencia de privación de dominio definitiva.

De esas personas, 46 fueron citadas por el Ministerio Público, por la supuesta comisión del delito de corrupción, no todos han sido interrogados debido a que hay una agenda para cada uno.

Los “cabecillas” buscaron la manera de agenciarse los fondos sin vincular por completo sus fondos, para el caso Mario Zelaya sostuvo una relación sentimental con Natalia Patricia Ciuffardi, una chilena con la que procreó un hijo, a quien le regaló cuatro propiedades ubicadas en su país y dos en Honduras. Estos bienes podrían ser asegurados luego de pláticas sostenidas con las autoridades de ese país.

De Ramón Bertetty se supo que adquirió al menos ocho vehículos blindados, entre ellos compró, durante su función en el IHSS, ocho vehículos: Una Prado, un Amarok, un Porche, un Cayene, un Coopper, un Mini Cooper y un BMW deportivo y un Ford Explorer, valorados en 16 millones de lempiras y sumados siete millones más en el blindaje de los mismos.

Varios de esos automotores a nombres de familiares de Bertetty, así como de varias “amiguitas” sentimentales.

Mientras tanto, de José Zelaya se supo que tuvo una relación sentimental con una joven identificada como Ilsa Vanessa Molina, quien según información del MP le vendía equipo médico al Seguro, por lo que la institución debía pagarle alrededor de 9.2 millones de lempiras.