Presidente de Panamá ordena investigación «profunda» de la invasión de EE.UU.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, el primero en honrar oficialmente a los caídos en la invasión estadounidense de 1989, anunció hoy que su vicepresidenta, Isabel De Saint Malo, dirigirá una comisión que hará una «profunda» investigación de la acción militar y los reclamos pendientes.

Además de la vicepresidenta y canciller, la comisión la conformarán «familiares de las víctimas de la invasión, la Iglesia católica y otros sectores de la sociedad nacional», detalló el gobernante en el cementerio Jardín de Paz, en donde rindió homenaje a los caídos, hace hoy 25 años, durante la «Operación Causa Justa», como la llamaron los estadounidenses.

Familiares de los caídos en la invasión a Panamá del 20 de diciembre de 1989 pidieron a Varela declarar día de duelo nacional esta fecha, demandar a Estados Unidos por los daños ocasionados y para que pida perdón, crear un museo de historia y esclarecer cuántos panameños murieron y están desaparecidos por esa causa.

Varela dijo a periodistas, luego del homenaje, que le comunicó a la presidenta de la Asociación de Familiares y Amigos de los Caídos en la Invasión del 20 de diciembre de 1989, la mayor retirada Trinidad Ayola, que «todas sus peticiones serán acogidas por esta comisión».

El gobernante manifestó que «es posible» declarar día de duelo nacional el 20 de diciembre.

«Es una petición que será analizada por la comisión que hemos creado, al igual que los otros reclamos que han hecho estas personas», explicó Varela.

Igualmente, aclaró que se abordarán todos los temas necesarios que permitan sellar las heridas y que «Panamá pueda avanzar, los niños crecer unidos y sin divisiones en el pueblo por temas políticos».

«Es una manera del Estado de contribuir con todas nuestras fuerzas a cerrar esas heridas que aún quedan pendientes y vivas en muchos panameños para poder así, avanzar unidos como país», precisó el mandatario, quien razonó que una de las formas de honrar la memoria de esos panameños es a través de la consolidación de la democracia y la separación de los poderes.

Los actos iniciaron con una ofrenda floral y homenaje en el memorial a los caídos en el Jardín de Paz, uno de los principales camposantos de la capital panameña.

Los familiares de las víctimas acudieron al cementerio para rendir homenaje a los caídos portando pancartas en las que pedían que la fecha de conmemoración sea declarada día de duelo nacional.

Ayola pidió al gobernante que se declare día de duelo nacional el 20 de diciembre, que se forme «una comisión de la verdad con personas independientes» que investiguen cuántas víctimas hubo y dónde están los restos de los desaparecidos.

Además, solicitó crear un museo sobre la historia y de homenaje a los caídos y, «de ser necesario, entablar una demanda ante Estados Unidos por los daños causados» por la acción militar.

Hasta ahora, oficialmente en Panamá no hay una cifra de muertos y desaparecidos en la intervención militar.

Ayola agradeció a Varela por acompañarlos en estos actos y mostró su confianza en que, a través de su gestión, se «pueda honrar la memoria de las víctimas de este lamentable hecho».

Según sea la fuente, se habla de 500 a 5.000 fallecidos.

Varela y De Saint Malo llegaron a la romería, en la que colocaron una ofrenda floral en el sitio donde está la sepultura colectiva de las víctimas y asistió al responso dirigido por el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa.

El prelado pidió a los presentes una oración «para que nunca más vuelvan a repetir estos hechos, y para ello, hay que mantener en nuestras memorias a esos que dieron su vida por la democracia».

En la invasión estadounidense, denominada «Causa Justa», unos 26.000 soldados llegaron a Panamá para desmantelar el Ejército panameño y capturar al general Manuel Antonio Noriega, que se entregó trece días después y fue condenado en EE.UU. a cuarenta años de prisión por narcotráfico, que se redujeron a menos de veinte.

Noriega fue el último general que sojuzgó este país durante el régimen militar instalado en 1968 por un golpe de Estado encabezado por el general Omar Torrijos, fallecido en 1981.

Noriega está preso desde hace tres años en Panamá por condenas que suman seis décadas por violaciones a los derechos humanos y asesinato, tras ser repatriado de una celda en Francia, en donde purgó casi dos años de prisión por blanqueo. EFE