¿Formación o castigo?

No hace mucho los dirigentes del Real España quisieron darle una lección al  jugador Kevin Hernández, protagonista de un hecho lamentable en su vida privada, que por los momentos manchó su carrera futbolística.
Al jugador se le castigó enviándolo a las reservas, en donde sin duda alguna llegará a ocupar un puesto de titular dada su experiencia.
A mi manera de pensar ese “escarmiento” de los directivos y el cuerpo técnico para con Hernández, no es el correcto ya que según el fin primordial del Torneo de Reservas, es para que los equipos se nutran de jugadores prospectos para la primera división. Ver nota completa aquí