EE UU facilita viajes a Cuba

WASHINGTON (AFP). Estados Unidos dio este jueves un nuevo paso en la histórica reconciliación con Cuba al anunciar nuevas regulaciones, vigentes a partir del viernes, que facilitarán los viajes y el comercio de estadounidenses hacia la isla.
«El anuncio nos pone un paso más cerca de reemplazar políticas obsoletas que no funcionaban y establecer una política que ayude a promover las libertades económicas y políticas para el pueblo cubano», dijo el secretario del Tesoro, Jacob Lew.
Aunque un embargo de Estados Unidos sigue vigente, el nuevo marco normativo reduce las restricciones para viajes a Cuba, aumenta los límites de las remesas, permite a los bancos estadounidenses establecer cuentas en instituciones cubanas, facilita los servicios de telecomunicaciones con la isla y permite la exportación de teléfonos celulares y otros equipos.
Las medidas, aplaudidas por agrupaciones empresariales, están dirigidas al grueso de los estadounidenses. Desde 2009 los cubano-estadounidenses ya podían viajar libremente a Cuba y enviar remesas sin límites de monto a sus familiares en la isla, luego que Obama unilateralmente levantó restricciones que estaban vigentes por décadas.
RAT-EE-UU-CUBA-EMBARGO1-150115«Estos cambios permitirán inmediatamente a los estadounidenses ofrecer medios para impulsar a la población cubana a volverse menos dependiente de la economía estatal y ayudar a facilitar nuestra creciente relación con el pueblo cubano», señaló el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.
Aunque el turismo abierto sigue prohibido, ciertas categorías aprobadas de estadounidenses como periodistas, académicos, artistas y atletas enfrentarán menos trabas burocráticas para viajar a Cuba bajo las nuevas reglas.
Ahí podrán usar sus tarjetas de débito o crédito y salir de la isla con hasta 400 dólares en productos personales, incluyendo no más de 100 dólares en licores o los famosos habanos.
Las nuevas regulaciones están enmarcadas en el viraje en las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, que el presidente estadounidense Obama y su par cubano Raúl Castro anunciaron el 17 de diciembre.